Ocho consejos sobre ciberseguridad de cara a las vacaciones de verano

Uno de los principales aliados de los ciberdelincuentes en verano son las prisas. Son muchas las personas que dejan la reserva de las vacaciones para el último momento, descuidando la seguridad y optando por reservar, por ejemplo, un apartamento en primera línea de playa sin comprobar si la web donde se ha alquilado era un sitio clonado por un ciberdelincuente para obtener los datos de la tarjeta de crédito. No son casos aislados. El pasado año más de 1.700 personas fueron víctimas de robo de identidad en España.

“En verano trabajamos de otra forma, utilizamos más el móvil y los portátiles. Algo tan sencillo como vigilar a qué redes wifi nos conectamos o apostar por nuestra tarifa de datos es un buen paso para combatir los ciberataques”, explica a Innovaspain Enrique Domínguez, director estratégico de de InnoTec, del Grupo Entelgy. El robo de la información bancaria, el hurto de dispositivos con información personal, la infección de virus o el hackeo de cuentas de email o de redes sociales, son algunas de las preocupaciones más comunes.

“Aunque parezca que es el algo nuevo, la ciberseguridad es algo que lleva años funcionando, pero es ahora cuando más impacto está teniendo”, revela Domínguez. Junto a él, un grupo de expertos de InnoTec han elaborado ocho consejos con el fin de ayudar a los usuarios a disfrutar de un verano sin sorpresas. “Interiorizar las recomendaciones que hacemos y poner en marcha estas buenas prácticas es, en definitiva, aplicar el sentido común. La ciberseguridad es algo que nos afecta a todos”.

RECOMENDACIONES

  1. Tener precaución con el robo de datos para suplantar la identidad. Los ciberdelincuentes pueden utilizar los datos de la tarjeta utilizando el phishing  para realizar operaciones y compras en nombre del titular.
  2. No publicar información personal y de geolocalización en redes sociales. Perfiles con nombre y apellidos, fecha de nacimiento, lugar de residencia, extensos álbumes de fotos, publicaciones con ubicación en tiempo real… Y todo ello de manera pública y sin tener controlado quién puede acceder a esos datos.
  3. Protegerse frente al ‘carding’. Este delito consiste en el uso ilegítimo de las tarjetas de crédito (o sus números) de terceros con el fin de obtener bienes realizando fraude con ellas. Para protegerse de este fraude, es recomendable evitar abrir correos en los que se piden datos personales o financieros y no dar datos bancarios por teléfono.
  4. Cuidar las conexiones externas. Cuando se está fuera de casa por vacaciones es habitual pasar las largas esperar en aeropuertos, estaciones o restaurantes conectados a las Wi-Fi públicas. Unas redes utilizadas por los ciberdelincuentes para acceder a información personal. También, evitar rellenar formularios con datos personales o bancarios estando conectados a estas redes, al igual que se debe e evitar acceder a webs que requieran de contraseñas.
  5. Vigilar las aplicaciones descargadas en los dispositivos. Se debe comprobar que la aplicación cumple con todos los requisitos de seguridad y descargar solo aquellas que provienen de las tiendas oficiales, así se evitará que cualquier tipo de malware (programa malicioso) se introduzca en el dispositivo.
  6. Alerta con las webs inseguras. Si el navegador advierte de que la web a la que se accede no es segura, se debe seguir la recomendación y salir de ese sitio web. Para ello hay que comprobar siempre que contengan delante https://, la versión segura de HHTTP.
  7. Utilizar contraseñas robustas. Un consejo que no nos cansamos de repetir: no utilizar recursos como el nombre, apellido, fecha de nacimiento, ni nombres de parejas o mascotas. Se debe pensar una contraseña única y difícil de adivinar que combine minúsculas, mayúsculas, símbolos y números. Además, siempre que se pueda se debe habilitar el segundo factor de autenticación en todas las cuentas.
  8. Mantener los dispositivos actualizados. Los desarrolladores lanzan actualizaciones de software continuamente para introducir nuevas funcionalidades y, además, para arreglar brechas de seguridad. Navegadores, plug-ins y aplicaciones están llenas de bugs que las convierten en vulnerables a ataques automatizados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here