Conectar mejor la universidad y la empresa como asignatura pendiente

la industria crece en la universidad

La cuarta revolución industrial o industria 4.0 pasa por el ámbito formativo, o lo que es lo mismo, mejorar la conexión entre las universidades y el tejido empresarial. Ésta es la principal idea en la jornada “La industria crece en la Universidad”, organizada por Madrid Nework y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en la que ambas instituciones han presentado también un servicio de Diagnóstico Tecnológico para la pyme Industrial madrileña dentro de la Plataforma para el Crecimiento de la Industria Madrileña.

Su objetivo es impulsar una transferencia tecnológica real universidad-empresa y facilitar el acercamiento al mercado laboral de los alumnos de último año de los estudios grado, máster y doctorado. La idea es que sirva a la industria para acercar la pyme industrial al entorno universitario y facilitar su camino hacia la Industria 4.0, así como aprovechar el conocimiento universitario para que éste revierta en un mayor crecimiento industrial. Por el otro lado, este servicio busca que las universidades puedan incentivar e implementar los doctorados, acercándolos a las necesidades reales del mercado y generando mayor tráfico de estudiantes en las empresas.

De esta forma, este servicio de diagnóstico tecnológico se une a los ya ofertados por la plataforma, como son sus cursos de Lean Manufacturing, los diagnósticos de financiación o un escaparate de innovación para dar visibilidad a los productos de las empresas participantes.

Rafael Van Griegen, consejero de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que es “absolutamente imprescindible” seguir trabajando para “conectar mucho mejor la universidad con el tejido empresarial” ya que, si bien se ha mejorado, aún “hay mucha capacidad todavía de seguir avanzando”. También ha puesto en valor la labor investigadora de las universidades públicas madrileñas en general, y de la UPM en particular, dentro del ámbito del Programa Horizonte 2020. Por último, Van Griegen ha señalado que el nuevo servicio de diagnóstico tecnológico ayudará a las en una transformación digital “que es una realidad en todos los sectores industriales”.

Por su parte Guillermo Cisneros, rector de la UPM, ha declarado que “la innovación, la transferencia de conocimiento y tecnología y la generación de conocimiento” es uno de los principales objetivos de la universidad. De esta forma, se le devuelve a la sociedad “un valor añadido” por la inversión que ella hace en esta institución. Y todo ello hay que hacerlo, a su juicio, de la mano de las empresas. Asimismo ha relatado cómo se ha pasado de un modelo con unos avances tecnológicos que iban marcando el avance de la sociedad a una situación en la que “planteamos un modelo de negocio sobre una idea y ya vendrá el ingeniero” para hacerlo posible. Ante esta filosofía, “corremos el riesgo de pensar que todo se puede hacer” y, aunque advierte de que nadie puede “hacer milagros” sí es “nuestra misión hacer posible lo que creemos imposible”. Una transformación que, ha concluido, arrastra todo lo demás y pasa por lograr que la universidad sea un agente dinamizador de la economía de la región.

En la misma línea, Emilio Mínguez, director Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPM, se ha centrado en el “aspecto formativo” que se advierte en una revolución industrial en la que “ya estamos inmersos”. Por eso apuesta por “el contacto entre la universidad y la pequeña y mediana empresa”, para el cual las nuevas generaciones de ingenieros serán esenciales. Pero para ello se necesitan nuevas herramientas y eso implica, ha dicho, ir más allá de un cambio en el sistema formativo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here