BID geolocalización gmapsdistance salud

Por Janaina Goulart – Esta columna fue publicada originalmente en el blog Abierto al público del BID.

El viaje de un algoritmo desde su uso original de investigación en el BID, hasta un nuevo uso donde puede apoyar a salvar vidas

Lo que un día se desarrolló para una investigación sobre servicios académicos en América Latina y el Caribe, hoy responde a necesidades hasta en Nueva York. Así la reutilización de esta herramienta de geolocalización ha permitido mejorar el acceso y la eficiencia de los servicios de salud.

En Washington, D.C., Rodrigo Azuero, especialista de gestión fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), creó Gmapsdistance, para computar cálculos en una lista de millones de observaciones que involucraban Google Maps. Esta aplicación de código abierto conecta el programa R con Google Maps, lo que permite calcular distancias considerando el tráfico de la zona y analizando cuatro modos de transporte diferentes: a pie, en bicicleta, en coche o en transporte público.

El objetivo original de Gmapsdistance era responder a necesidades de proyectos en América Latina y el Caribe. Sin embargo, a pocas horas de distancia, en Nueva York, este código también se convirtió en una herramienta de amplio uso. Tabassum Z. Insaf, directora de investigación del Buró de Epidemiología Ambiental y Ocupacional de Nueva York, buscaba tecnologías de geolocalización para calcular distancias entre clínicas cuando se encontró con esta aplicación. Decidió reutilizarla para conectar mejor los hospitales y servicios médicos de la Gran Manzana con los pacientes.

Un algoritmo que apoya los servicios de salud

“En uno de los primeros proyectos donde comencé a utilizar esta aplicación fue con un registro de pacientes con una cardiopatía congénita, que hemos estado monitoreando", explica Insaf. Anteriormente, el equipo miraba las coordenadas de la dirección residencial y la clínica más cercana, para calcular una distancia en línea recta que calculara la distancia en millas entre los dos puntos, sin considerar tráfico o el medio de transporte.

Debido a que estos pacientes tienen altas probabilidades de requerir múltiples tratamientos y atención médica especializada era importante establecer si tenían el acceso adecuado a las clínicas de atención especializada.

Así, el código de Gmapsdistance les permitió cruzar la ubicación de los pacientes con los centros cardiacos especializados que se encontraban en el estado y calcular sus tiempos de traslado, considerando variables como tráfico y transporte público.

“Este código nos permite acceder a las bases de datos de Google y observar los tiempos de conducción y de tránsito entre un conjunto de coordenadas. Así obtuvimos más información de la que teníamos antes, lo que creo fue una muy buena adición a nuestro proyecto,” comenta Insaf.

Gmapsdistance sigue siendo reutilizado por el equipo de Insaf en otros proyectos en Nueva York. “Nos ha servido para ver el acceso a la atención médica entre las mujeres embarazadas con enfermedades del corazón, porque estas mujeres deben ir a centros de atención de parto especializados,” cuenta.

Este algoritmo también han podido reutilizarlo para determinar qué tan cerca se encuentran los pacientes con distrofia muscular de servicios especializados para sus necesidades, como clínicas neuromusculares, centros cardiopulmonares, etc. “Estas clínicas podrían estar distribuidas geográficamente y estamos tratando de evaluar la carga de la atención para cada paciente. Gmapsdistance nos permite ver múltiples clínicas al mismo tiempo. Actualmente estamos expandiendo este proyecto a otros estados que son financiados a través del mismo mecanismo de subvención y compartiremos nuestros códigos y experiencias con ellos,” cuenta.

Una iniciativa para compartir más código abierto

La naturaleza abierta de Gmapsdistance es algo que este algoritmo tiene en común con las docenas de otras herramientas digitales y software disponibles a través de la iniciativa del BID, Código para el Desarrollo. En el catálogo de herramientas, cualquier persona del mundo puede buscar y encontrar alguna solución que le permite reutilizar y adaptar a un nuevo contexto, tal como lo hizo Insaf.

Las oportunidades de reutilización de un código como Gmapsdistance son infinitas. Por eso, Insaf decidió ampliar su trabajo en el estudio de defectos cardiacos congénitos para analizar el acceso a la atención especializada entre mujeres y otras poblaciones con necesidades específicas como estas. El poder de calcular la distancia entre clínicas permite apoyar en el fortalecimiento de varios servicios médicos. “Gmapsdistance es fácil de usar y lo hemos adaptado con éxito para múltiples proyectos y códigos compartidos con nuestros colaboradores para sus proyectos,” afirma Insaf.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here