COP25

Aunque el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y el de Sevilla, Juan Espadas, pertenezcan a formaciones políticas diferentes –PP y PSOE respectivamente–, ambos coinciden en un aspecto de la lucha contra el cambio climático: no debe ser un elemento de confrontación. La COP25 les ha reunido, junto a otros dos regidores de ciudades de habla hispana, Sandra Nebot (Montevideo, Uruguay) y Federico Gutiérrez (Medellín, Colombia) para debatir sobre cómo concebir ciudades más sostenibles y habitables y atraer mayor inversión privada.

El uso del vehículo privado ha salido a la palestra a lo largo del coloquio como uno de los principales problemas de la contaminación en las ciudades, especialmente en las grandes como las que representan los cuatro alcaldes. "El casco histórico de Sevilla es uno de los más grandes de Europa y tenemos que reducir drásticamente el uso del coche privado", ha recomendado Juan Espadas respecto a su ciudad. En este sentido, el propio concepto de ciudad "debe ser el banderín de enganche en la reducción del vehículo privado".

[Te puede interesar: El poder de la movilidad en las ciudades: Wondo y Moovit dibujan el camino]

Según Espada, las ciudades deben ser el escenario de estos cambios, que "necesariamente llevan implícitos también cambios de mentalidad". Tanto él como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, han coincidido en que los cambios que los diferentes Ayuntamientos están impulsando para la lucha climática no deben ser utilizados como arma arrojadiza. "Eso es caer en lo fácil", ha dicho Espada, a lo que Almeida ha añadido que "es cierto que hay medidas que causan resistencia en la ciudadanía pero son necesarias, porque hablamos, entre otras cosas, del aire que respiramos".

En un contexto en el que el 75% de las emisiones proceden de las grandes ciudades, Almeida ha remarcado el "liderazgo moral que le corresponde a las ciudades en el mundo global". Lejos de hacer apología del que se prevé como su plan estrella en torno a la movilidad urbana –Madrid 360–, ha reclamado a la clase política "dar ejemplo y ser los primeros que premiamos los esfuerzos de los ciudadanos a la hora de dejar su coche en casa".

Para ello ha afirmado que "los poderes públicos tenemos que generar alternativas para mejorar en tiempo y ahorro el transporte". Esto se traducirá, como ha adelantado el alcalde de Madrid, en 200 millones de euros a lo largo de la legislatura destinados a mejorar la movilidad. También en acabar con las calderas de carbón y calderas de gasóleo. "Nuestro compromiso es que no quede ninguna al acabar la legislatura".

Participación ciudadana, ejecución política

La presencia de Sandra Nebot, alcaldesa del Municipio D - Montevideo, ha puesto de manifiesto la importancia del papel de la mujer en la lucha del cambio climático. Como impulsora del Plan Cuenca Casavalle –conjunto de acciones que buscan revitalizar la zona y mejorarla calidad de vida de sus habitantes en aspectos como infraestructura barrial, integración social, seguridad, salud, vivienda, empleo y educación desde un enfoque de derechos–, ha hecho de la participación ciudadana su principal baluarte.

"Los vecinos nos plantean las dificultades que ven en su día a día y sobre ellas marcamos nuestra línea de actuación", ha destacado Nebot, para quien "los políticos estamos de paso y los ciudadanos no". El resumen de su acción de gobierno se resume en tres ejes: participación, planificación y visión de futuro. "Cada problema es una oportunidad y todo debe tener su prioridad. Hay problemas micro y problemas macro, pero todo suma".

Lo local inspira lo global

Por su parte, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, una ciudad referente en innovación y acciones contra el cambio climático, basa sus acciones en "la mitigación y adaptación a través de la gente" y consigue "tratar temas ambientales a la vez que cerrar brechas sociales mientras disminuyen las emisiones y generan calidad de vida". "Para lograr un impacto global hay que actuar desde lo local", ha defendido Gutiérrez, para lo que es necesario no solo un cambio tecnológico, sino también un cambio cultural:"uno puede tener muchas diferencias pero hay algo que todos tenemos en común: el aire que respiramos".

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here