Nannyfy
Claudia de la Riva, fundadora y CEO de Nannyfy.

En 2018, a Claudia de la Riva se le planteó la necesidad de encontrar una niñera con poco más de dos horas de antelación. Al no encontrar ninguna plataforma online que cubriera esa necesidad y le diese la confianza suficiente para dejar a su hija decidió crearla ella misma. "Nannyfy surgió de dos cenas, poco tiempo y una hija de un año", cuenta la emprendedora.

Junto con su marido, Julio Ruiz de Alda, e Iván Ruiz, actual CTO de la empresa, iniciaron un marketplace de nannies de confianza a domicilio que se pudiesen solicitar hasta con una hora de antelación. "Quisimos poner el foco en generar confianza a través del online, con una app, y el offline, con la comunidad de nannies", analiza la CEO de la plataforma. Este último aspecto es para De la Riva el factor diferencial de Nannyfy. "La confianza en las canguros es primordial y por ello, todas han pasado un proceso de validación previo y provienen de sectores como el de la educación, la psicología o la enfermería", sostiene.

En este sentido, Nannyfy establece un proceso de validación escalable en una primera fase. En una segunda instancia, un equipo de psicólogas y una integradora social validan los perfiles, teniendo siempre en cuenta el factor humano. Es un proceso estricto, que a día de hoy, solo superan con éxito el 23% de las personas que se presentan.

Actualmente, Nannyfy cuenta con más de 25.000 familias registradas y más de 4.500 nannies validadas. La startup que empezó en Barcelona en poco tiempo se expandió a otras ciudades de España como Madrid, Valencia, Sevilla o Málaga. En la actualidad, da servicios por toda la península, aunque la mayor parte de la demanda se centra en las grandes ciudades del país.

Reinvención completa

El estado de alarma y el confinamiento ha supuesto el parón de gran parte del negocio de la empresa, basado en el contacto entre las familias, sus hijos y las cuidadoras. Aún así, Nannyfy ha querido seguir ayudando a las familias. "Hemos sido capaces de reaccionar a la situación generada por el COVID-19 y nos hemos reinventado completamente", asegura Claudia de la Riva.

Tras un brainstorming de todo el equipo, surgieron las e-activities: actividades online para niños entre 4 y 12 años con una duración de 45-50 minutos. "Combinan el entretenimiento con el aprendizaje y la comunicación de los peques, siempre con el objetivo de cuidarles. Son un híbrido entre el cuidado tradicional y el entretenimiento online", explica De la Riva.

Su funcionamiento consiste en que los profesionales imparten la actividad en una aula virtual para un grupo máximo de siete niños de edades similares para que se integren y socialicen de manera satisfactoria. "Hay clases de inglés, baile, cocina sin fuego, yoga, retos, manualidades, mini detectives, ciencia y experimentos, arte, deporte, lógica… Las familias pagan por sesión o mediante una suscripción semanal y las actividades varían semanalmente para seguir manteniendo las ganas y la curiosidad de los peques", remarca la CEO.

Las e-activities son complementarias al producto inicial de Nannyfy. Han nacido de una situación excepcional y "han sido de gran ayuda para las familias que han podido optar por el teletrabajo durante el confinamiento, pero que han tenido además la responsabilidad de seguir cuidando de sus hijos desde casa", afirma De la Riva. Por otra parte, muchas empresas se han sumado y han querido dar apoyo a los empleados con hijos ofreciéndoles los servicios de Nannyfy de actividades online o de canguro en casa. Algunas de las empresas que han contratado estos servicios han sido Almirall, Tinkle, Personio, Reckitt Benckiser España, Zurich o Ferrer.

Con el fin de las clases lectivas, Nannyfy lanzará un servicio complementario: el e-summer camp. A partir del 22 de junio se iniciará un campus online quincenal con actividades de lunes a viernes de 10h a 13h, disponible por el momento hasta el mes de agosto y con plazas limitadas.

A pesar del coronavirus, Nannyfy ha conseguido seguir facturando durante el estado de alarma. De hecho, en marzo facturó prácticamente lo mismo que en todo el ejercicio 2019 y la empresa ha aumentado sus ingresos un 35% cada mes. El número de familias también ha crecido de manera mensual un 30%. En agosto o septiembre de este año la empresa tiene previsto cerrar una ronda de financiación (Pre series A de 3 millones de euros) con fondos americanos y europeos, que permitirán continuar con los planes de expansión y para aumentar el talento de la startup.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here