Científicos argentinos del INTA buscan un supermaíz resistente a enfermedades

Mediante herramientas de asociación genómica

Científicos argentinos buscan un maíz que resista a múltiples enfermedades
Científicos argentinos buscan un maíz que resista a múltiples enfermedades

Un equipo de investigadores del INTA Pergamino (Buenos Aires) estudia el ADN del maíz para identificar los mecanismos que se ponen en marcha frente al ataque de diversos patógenos. El objetivo es detectar aquellas plantas que posean los mayores atributos génicos para resistir a las enfermedades más comunes y de interés económico.

Juliana Iglesias, especialista en genética vegetal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina y responsable del estudio, utiliza herramientas de asociación genómica para encontrar regiones génicas del maíz que se activen y le permitan a la planta resistir a múltiples enfermedades.

“Nos enfocamos en la búsqueda e identificación de ejemplares que tengan resistencia genética a varias enfermedades para, en un futuro, desarrollar variedades que tengan mejor comportamiento al ataque de múltiples patógenos”, señala Iglesias. “Apostamos a que sea una herramienta para reducir el uso de los productos fitosanitarios y contribuir a su manejo sustentable”.

Se han podido identificar cuáles son los genotipos con mejor comportamiento a patógenos y enfermedades. Resultados preliminares mostraron que es posible agruparlos según su comportamiento frente a patógenos que poseen el mismo método de ataque.

“Enfermedades tales como royas, podredumbre de espiga y tizones generan determinadas respuestas de defensa que se deben al reconocimiento del patógeno que ataque –ha señalado la bióloga del INTA-. Con estos resultados, podremos combinar esos genes, que se activan frente a mecanismos de ataque similares y replicar su estructura para la obtención de variedades con caracteres mejorados”.

La evaluación de enfermedades foliares en Pergamino (Roya, tizon, bacteriosis, carbón o carbones de la espiga) y en Leales (Mancha gris y Tizones), más la información obtenida sobre podredumbres de espiga y granos (Fusarium y Aspergillus), ha permitido que el equipo de investigadores identifique genotipos con resistencia a más de una enfermedad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here