Científico mexicano logra generar electricidad y gas a partir de la orina

Gabriel Luna Sandoval, investigador de la Universidad Estatal de Sonora.
Gabriel Luna Sandoval, investigador de la Universidad Estatal de Sonora.

El investigador de la Universidad Estatal de Sonora Gabriel Luna Sandoval ha desarrollado una celda de combustible de orina, la cual convierte este desecho líquido en biogás que se puede utilizar para cocinar o para calentar el agua para bañarse.

Según detalla este doctor en Ingeniería Mecánica a la Agencia Informativa Conacyt, la celda es un tanque de acrílico y de electrodos metálicos de aproximadamente 20 centímetros cuadrados. Después de su participación en el Primer Foro Internacional de Talento Mexicano Innovation Match MX 2016, explica que dicha unidad funciona pasando corriente eléctrica para poder realizar el efecto de electrólisis, para separar el hidrógeno y el oxígeno.

“Al pasar la corriente eléctrica entre los electrodos se produce una electrólisis y es cuando se separan las moléculas de hidrógeno y oxígeno, y el primero es utilizado como biocombustible”, afirma. Él señala que la orina está compuesta principalmente por agua y sales, y aproximadamente un 2 por ciento está conformada por urea, la cual tiene cuatro moléculas extras de hidrógeno.

“Con una celda de estas dimensiones se puede producir alrededor de 563 mililitros de hidrógeno por minuto, lo cual sería suficiente para hacer el desayuno, la comida y la cena en un hogar de cuatro personas –afirma-. Además alcanzaría para calentar el agua para que toda la familia se bañe”.

Quizás el único inconveniente es que, cuando la orina ya lleva mucho tiempo almacenada, incrementa sus niveles de amoniaco y puede corroer los electrodos más rápido. “Lo bueno de la celda es que estamos recirculando la orina y la pasamos por un filtro especial para así evitar la acumulación del amoniaco, y este filtro se puede conectar a una manguera para regar el jardín y de esta manera limpiamos los componentes orgánicos del filtro, al mismo tiempo que se aprovechan los desechos como fertilizantes para las plantas”, añade.

También se puede producir electricidad a partir de la orina a través de un generador con motor de combustión interna. El gas generado por la celda de orina se utiliza como combustible en el generador y este a su vez produce la energía eléctrica. Actualmente se han hecho pruebas con un generador de cinco kilowatios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here