compras navidad

Emails con virus vendiendo marcas de lujo a precios bajos, postales navideñas de personas desconocidas, facturas con troyanos bancarios o confirmaciones de servicios de mensajería y entrega de paquetes son algunas de las estafas más frecuentes en épocas de Navidad. Si algo saben los ciberdelincuentes es que las compras online les ha abierto un sinfín de posibilidades para lograr sus objetivos de robo.

Pese a que en España se sigue prefiriendo hacer las compras de Navidad en las tiendas físicas, especialmente en los grandes almacenes, que continúan siendo la superficie estrella, la intención de gasto en el canal online sigue creciendo y ya representa un 28% del presupuesto total, como revela el 'Informe de Consumo Navideño 2019' elaborado por Deloitte. A su vez, la tarjeta de débito se consolida como el método de pago preferido por los españoles para todas sus compras y los monederos digitales siguen creciendo en el canal online, según este mismo informe.

"Uno de los principales objetivos de los ciberdelincuentes es el dinero y habitualmente sus acciones van encaminadas a conseguir los datos de pago de las personas", explica José Rosell, socio-director de S2 Grupo, que avisa de que "conocer cómo proteger las credenciales que introducimos al comprar es esencial" para evitar ser víctima de los hackers. En la misma línea, su compañero Miguel Ángel Juan apuesta por mostrarse reacio a ante las ofertas "sospechosamente buenas".

"Tenemos la tendencia innata a dejarnos llevar por los grandes chollos. Sin embargo, es muy importante que seamos cautos con esto porque al final lo barato puede salirnos muy caro. Los principales cebos que utilizan los ciberdelincuentes son falsos códigos de descuento, sorteos y artículos irresistibles con rebajas increíbles”, recuerda el también socio-director de S2 Grupo.

10 consejos para estas navidades

Comprobar la barra de direcciones. Es fundamental comprobar que nos encontramos en la web de la página oficial donde queremos comprar. En ocasiones, los ciberdelincuentes crean una web falsa en la que cambian uno o dos caracteres para que pase desapercibido para el cliente.

Comprar sólo en webs seguras. Son las que empiezan por https y/o tienen un símbolo del candado cerrado. Éstas son páginas que garantizan que la información que introducimos viaja cifrada y no será accesible a terceros.

Comprobar si tiene un certificado válido. Los certificado SSL (Secure Sockets Layer) autentifican la identidad de un sitio web e informan de que se cifra con tecnología SSL la información que se envía al servidor.

Confirmar si la tienda online es fiable. Aunque la web sea segura, hay tiendas digitales que ofrecen grandes ofertas y son fraudulentas. Una opción es antes de comprar buscar opiniones online.

Aparece una pop-up con política de cookies al abrir la web. Si esto es así, nos encontramos en una página que muestra indicios de su compromiso con la privacidad de los clientes.

Comprobar los datos de la tienda. Si es una tienda fiable dará información de contacto, dirección física, etc.

Comprobar la política de devoluciones y que no hay letra pequeña en este asunto.

Antes de comprar, revisar si hay opiniones de otros clientes.

Comprobar que la página de pago es segura también. No guardar el método de pago en nuestros datos y/o utilizar tarjetas prepago de compra por Internet.

No utilizar compras online usando wi-fis públicas porque aunque la web sea segura, nos exponemos a la acción de terceros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here