biotecnologia y cancer

La oncología es el principal campo de batalla y de desarrollo para la biotecnología española, ya que es el área terapéutica donde más medicamentos biotecnológicos se están investigando actualmente. Ésta es una de las principales conclusiones del último pipeline de biotecnología sanitaria de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) que recoge los desarrollos de medicamentos biotecnológicos tanto de entidades nacionales como de multinacionales con filial en España que aún no están comercializándose en 2016.

El informe resalta que el pasado año se han desarrollado un total de 392 investigaciones de medicamentos biotecnológicos en todos los campos. De ellos el 30%, en el caso de compañías nacionales, y el 50%, en el caso de multinacionales con filial en España, han centrado sus trabajos en el estudio de nuevas moléculas en el tratamiento contra el cáncer. El sistema nervioso central, con un 18%, es el segundo área con mayor número de medicamentos en investigación y desarrollo en nuestro país.

La misma situación sucede si se atiende a los productos y servicios de diagnóstico y de medicina personalizada. El 40% de ellos van dirigidos a la oncología, mientras que el 19% se centran en enfermedades infecciosas y el 15% en el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso central.

La patronal biotecnológica también ha destacado en su último pipeline de biotecnología sanitaria que la European Medicines Agency (EMA), recomendó en 2016 la aprobación de 81 medicamentos, 17 de ellos para el tratamiento del cáncer.

En opinión del director general de ASEBIO, Ion Arocena, “el sector biotecnológico ha puesto en el mercado los últimos años productos que han sido absolutamente revolucionarios y disruptores en el tratamiento de enfermedades que constituyen problemas de salud pública de primera dimensión, como es el caso del cáncer”. En este sentido, ha recordado cómo “los inhibidores de checkpoint están revolucionando el tratamiento de muchísimas enfermedades oncológicas”. Por ello, ha instado a “poner en valor lo que aporta la innovación, y hacerlo a lo largo de toda la cadena desde la investigación más básica hasta la puesta en el mercado”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here