Impulsados por CaixaBank y Microsoft España, la primera edición de los premios WONNOW ha reconocido el talento de 11 alumnas de carreras STEM de universidades españolas. Ambas compañías afirman que esta iniciativa, a la que han dotado de periodicidad anual, responde a los valores que comparten relacionados con “el compromiso social, la igualdad y la excelencia”. Añaden que se trata de un proyecto transversal que pretende poner en valor el esfuerzo y el compromiso de mujeres que apuestan por estas carreras.

Carlota Armillas, estudiante del doble grado de Ingeniería Mecánica y Diseño Industrial y Desarrollo del Producto de la Universidad de Cádiz, ha sido premiada con 10.000 euros. Por otro lado, otras diez estudiantes tendrán acceso a una beca remunerada para trabajar en CaixaBank y se beneficiarán de un programa de mentoring de Microsoft.

“Fan” de Thomas Edison desde niña, cuando su madre le contó parte de la biografía del genio autodidacta, Armillas explica que pretende emplear el dinero del premio en un master en Ingeniería para el Desarrollo Sostenible en Reino Unido. “Siempre me quise dedicar a inventar cosas, por eso opté por el diseño industrial, que tiene una componente creativa muy destacada. De la mecánica me gusta especialmente el cálculo de estructuras”, afirma la ingeniera, cansada de que estos estudios se relacionen con gente “cuadriculada”. “Al final se trata de pensar la solución más óptima para la resolución de un reto concreto, lo que requiere precisamente de perfiles creativos”, añade.

Aunque es optimista, lamenta que aún se impongan determinados estereotipos que juegan a la contra de la presencia femenina en el ámbito STEM. “Las familias de algunas compañeras las animaban a estudiar disciplinas ‘de letras’ e incluso dentro de las ingenierías hay algunas ramas, como Informática, en la que está asumido que es cosa de los chicos”, apunta Armillas. “Me da pena porque muchas niñas tienen vocación científico-tecnológica pero al final no dan el paso por estas y otras barreras como la ausencia de referentes”.

Para contribuir a darle la vuelta a la tortilla, Armillas es mentora del programa Inspira STEAM de la Universidad de Deusto. “Impartimos charlas a estudiantes de Sexto de Primaria para que tengan toda la información en primera persona y conozcan casos de éxito antes de tomar, libremente, la decisión sobre su carrera universitaria”.

CaixaBank y Microsoft expusieron en un comunicado que, según un informe de la UNESCO, sólo el 35% de los estudiantes matriculados en las carreras vinculadas con STEM son mujeres, que representan un 28% de los investigadores en todo el mundo.

En España, de acuerdo con los datos de la Sociedad de Mujeres Ingenieras -Society of Women Engineers-, más del 20% de los graduados en ingenierías son mujeres pero solo están en activo un 11%. El porcentaje de universitarias matriculadas en ingeniería informática baja a un 12% y el de hombres activos en este sector es tres veces mayor que el de mujeres.

Esta situación contrasta con la elevada demanda de nuevos perfiles profesionales con capacidades adecuadas en STEM. La Comisión Europea ha advertido de que el 90% de todos los puestos de trabajo ya requieren de habilidades digitales y que es probable que dentro de dos años existan 500.000 puestos de trabajo en Europa que no se van a poder cubrir por falta de formación adecuada de los candidatos.

La paridad de hombres y mujeres en la industria digital permitiría elevar el PIB de la Unión Europea en unos 9.000 millones de euros anuales, pero no será posible si no se fomenta el interés de las niñas y jóvenes por los estudios STEM, que les proporcionan las habilidades necesarias para competir en la era digital.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here