Objetivos 2030

Con la colaboración de

Cosentino

Digitalizar la naturaleza: la vida en ‘streaming’ de un búho real

Birding Natura y Endesa colaboran en un proyecto con dispositivos de radioseguimiento y una cámara que funciona con energía solar
buho real camara
Marcaje con radiotransmisores en búho real. (Imagen: Endesa y Birding Natura)

El ‘streaming’ forma parte de nuestras vidas, ya sea como una nueva alternativa de entretenimiento o un sustitutivo de la televisión. Pero ¿y si sirviera también para estudiar comportamientos, roles e interactuaciones de animales? Endesa y Birding Natura, con varios dispositivos de radioseguimiento y una cámara de conexión 4G que funciona con energía solar han empezado a grabar un nido de búho real en los secanos de la Plana de Lleida con el objetivo de detectar y minimizar sus muertes.

Todo tiene su porqué: el búho real, el ave rapaz nocturna de mayor tamaño de Europa, cuenta con una población estimada de entre 12.000 y 42.000 parejas en el continente. En España está más distribuida, y en Cataluña se estima que hay una población estable de entre 550 y 700 parejas. Y, aunque la población va en aumento, la realidad es que a nivel español este animal está incluido en el ‘Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial’ y en la región está catalogado como “especie protegida”.

Por ello, estudiarlos es una necesidad, además de que existen muy pocas experiencias previas en este tipo de monitorización en Cataluña. De ahí que ambas instituciones, junto con la colaboración de la Generalitat y el Ministerio de Transición Ecológica, hayan hecho el marcaje y radioseguimiento de un total de doce ejemplares, así como la monitorización de un nido. “Actualmente seis adultos ya han sido marcados y liberados con el sistema de radioseguimiento, y próximamente, coincidiendo con la eclosión de las puestas, se iniciará el marcaje de los polluelos”, explican desde el proyecto, que se inició el pasado septiembre.

Por otro lado, durante estos días se ha marcado un nuevo hito en la iniciativa: cinco huevos de búho real han empezado a eclosionar. Los técnicos de Birding Natura, encargados del seguimiento, pusieron durante la pasada semana la cámara en un tiempo de quince minutos, antes de que la hembra, que había salido, volviera a incubarlos. Ya en ese momento, aseguran, “había eclosionado el primer polluelo y se espera que en los próximos días lo hagan los siguientes”.

La digitalización de la naturaleza

En la primera parte del proyecto, la de radioseguimiento, a los diferentes ejemplares de búho real se les colocó un emisor con un módulo GPS y una sistema de alimentación con una batería de un año de autonomía. “Es como una pequeña mochila con un peso de 44 gramos que se colona en la espalda del ejemplar y solo supone un 3% de su peso corporal”, explican.

La información que obtuvieron sirvió para ver reflejada la actividad diaria, evolución e incidencias a través de gráficas, tablas de datos y mapas, que sirvan para extraer las conclusiones oportunas al final del proyecto.

En el caso de los ejemplares adultos, en primer lugar, se pretende conocer: “las áreas territoriales, zonas de descanso, áreas de caza, espacios frecuentados en período de cría y fuera de ella”. En segundo lugar, en cuanto a los polluelos, el radioseguimiento permitirá “obtener datos sobre sus primeros vuelos una vez dejan el nido, sus movimientos de dispersión y cómo establecen nuevas áreas territoriales”.

La segunda parte del proyecto, la actual, consiste en monitorizar un nido mediante una cámara de infrarrojos para verificar el desarrollo de los polluelos, analizar su interacción con los adultos y obtener más resultados. Todas las imágenes se pueden ver y seguir de manera gratuita y abierta.

“La cámara funciona de forma autónoma con energía solar y está dotada de conexión 4G con datos ilimitados y una doble tarjeta SIM que puede gestionarse en remoto”, se destaca en la información del proyecto. “Tiene una resolución de 8 megapíxeles y tecnología de infrarrojos que permitirán captar con nitidez las imágenes por la noche (no hay que olvidar que los búhos reales son aves nocturnas), así como un zoom óptico”.

Por último, se ha instalado en el exterior una pequeña estación meteorológica -también inalámbrica- para captar, de forma simultánea, los datos climatológicos, que pueden en un momento dado ser relevantes en el comportamiento de las aves.

Relaccionadas