Bruce Homer, director de Investigación de CREATE (Universidad de Nueva York)

“Con la gamificación se aprende de una forma fácil y sencilla”

Bruce Homer, director de Investigación de CREATE (Universidad de Nueva York)
Bruce Homer, director de Investigación de CREATE (Universidad de Nueva York)

Es un firme defensor del uso de las herramientas digitales en el campo de la educación, algo cada vez más indudable. La originalidad del planteamiento de Bruce Homer, director de Investigación de CREATE (Universidad de Nueva York), es su apuesta por el juego como herramienta de aprendizaje.

“Una de las cosas que los juegos pueden enseñar son las competencias del siglo XXI”, afirma este profesor asociado de The Graduate Center de Nueva York (CUNY). “Estos hablando de unos juegos complicados que implican una interacción de los alumnos entre ellos, suponen el desarrollo de otro tipo de habilidades y tienen por detrás una programación más complicada”. “También se ha demostrado que ayudan a desarrollar habilidades cognitivas básicas, funciones ejecutivas que se utilizan para aprendizajes futuros”.

“Con la gamificación [el empleo de mecánicas de juego en aplicaciones no lúdicas] se aprende de una forma bastante fácil y sencilla”, ha señalado en su participación en Drawing Ed Conference, evento sobre educación organizado por la Fundación Create, en Madrid, este mes de junio (con la participación de varios especialistas de referencia, como Mónica R. Martínez, asesora del departamento de educación de la Casa Blanca).

También hay amenazas. “Uno de los peligros que tiene esta metodología es que hay muchas cosas en el mercado que no están testadas y no tienen la suficiente solidez detrás”, advierte Bruce Homer. “Además, existe el riesgo de que se pueda producir una cierta adición”. “Es una solución más, pero no es la única; y no se puede dejar que los chavales utilicen los juegos sin ningún tipo de limitación ni barreras”. Por ello, cree que siempre “tiene que haber un control”.

En EEUU

En su opinión, la Administración Obama “ha apoyado muchísimo la gamificación en la educación”. “Uno de los ejemplos es LittleBigPlanet, un juego muy conocido que forma parte de un proyecto apoyado por el Gobierno de los Estados Unidos”. Además, asegura que sus colegas y él mismo han recibido “becas significativas” para investigar en esta dirección.

Homer considera que a la sociedad estadounidense en general “le interesan mucho los temas que tienen que ver con la educación”. Sin embargo, a la hora de abonar impuestos, nadie quiere pagar “lo suficiente para tener un sistema de calidad”.

No tiene ninguna duda de que el futuro de la educación pasa por la tecnología. “Con la tecnología se produce mucha individualización”. Esto quiere decir que “se puede ayudar a entender mejor cómo se está produciendo el proceso de aprendizaje de cada persona y así adaptar la enseñanza en ese sentido”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here