guitarra biocompuestos

Su tapa está hecha a base de materiales compuestos de bioresina y fibra de lino y es más resistente y sostenible. Se trata de la nueva guitarra que ha creado la empresa Canivell Guitars junto con el centro tecnológico Eurecat y el objetivo es tanto mejorar la estabilidad y la resistencia del instrumento como estudiar los efectos que estos materiales biotech pueden provocar en el sonido.

Jordi Canivell, diseñador y director del proyecto, ha informado de que el objetivo es estudiar el uso de biomateriales compuestos para mejorar la estabilidad la estabilidad “sobre todo en la tapa armónica, en la que la combinación de materiales tradicionales, como la madera, junto con el biocompuesto, nos permite una mayor estabilidad y una respuesta acústica muy interesante”.

La madera, con la que habitualmente se crean las guitarras, es un material menos duradero y más sensible, ya que los cambios de temperatura y humedad provocar la dilatación o la contracción del instrumento. “Las láminas de biocompuesto se crean entrecruzando fibras vegetales (lino en nuestro caso) para crear una malla que, al impregnarla con resinas de síntesis especialmente diseñadas a tal fin, cobran consistencia. Esta estructura da como resultado una mayor resistencia a la deformación tanto dimensional como elástica, en comparación con las características de la madera”, ha explicado Canivell.

De momento, los trabajos se centran en diseñar “la tapa armónica que es solo una pieza (la más importante) de la guitarra”, pero Carnivell ha adelantado que la idea es que, una vez resuelta esta pieza, la “más crítica y delicada, podremos extender su uso a otras partes del instrumento”. El proyecto se inició hace más de tres años, pero sus impulsores creen que estas nuevas guitarras podrían iniciar su comercialización a finales de este año.

Herramientas ágiles para innovadores

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here