Big Data y sensores para reducir la siniestralidad laboral

siniestralidad laboral

Ayudar a trabajadores y empresarios a lograr un entorno laboral más seguro y saludable. Éste es el objetivo que persigue el consorcio europeo We@Work, liderado por la compañía Atos, y que para ello empleará tecnologías como el Big Data y sensores corporales o wearables. De esta forma, el sistema ideado es capaz de monitorizar a los trabajadores para, a raíz de los datos recogidos, identificar riesgos en el lugar de trabajo y lanzar alertas cuando sea necesario.

El fin último es facilitar la autogestión de una actividad laboral más saludable a los trabajadores. Tal y como ha explicado Cesar Mediavilla, Project manager del proyecto We@Work de Atos Iberia, se trata de una herramienta que, por un lado, ofrece el producto, “werables que pueden variar según cada entorno laboral, el app para móvil, la nube donde se almacenan y se analizan los datos y un test psicotécnico para determinar/confirmar capacidades”. Por el otro están los servicios relacionados, “que van desde la personalización de los algoritmos de análisis para, por ejemplo, ofrecer también información útil a la empresa en la prevención de riesgos laborales, hasta formación específica, apoyo médico, etc”.

Según el equipo que trabaja en We@Work, el proyecto permitirá predecir el riesgo en el lugar de trabajo, reducir los accidentes y lesiones y evaluar permanentemente la capacidad para operar maquinaria exigente y peligrosa a un coste asequible. Según ha destacado Mediavilla, las “medidas a tiempo real, en combinación con el análisis de datos, permiten predecir perdidas de capacidades que pudieran dar lugar a accidentes laborales así como identificar actividades, situaciones o repetición de movimientos que pudieran derivar en lesiones o enfermedades”.

Finalmente, Mediavilla ha adelantado que durante el año que viene se realizarán pruebas en dos escenarios diferentes como son el entorno clínico, “donde los índices de accidentes y lesiones laborales son muy altos” y el entorno de una oficina, “donde los accidentes graves son menos frecuentes, pero los leves y las lesiones o problemas derivados sí lo son”. De esta forma, la idea es que el proyecto sea una realidad en 2019.

El coste de los accidentes laborales

El coste derivado de los accidentes laborales y otros trastornos de salud relacionados con el trabajo representa entre el 2,6 y el 3,8% del Producto Nacional Bruto (PNB) en Europa. Además de la pérdida de calidad y menor productividad, un lugar de trabajo mal diseñado puede generar un coste directo de más de 50.000 euros en una sola empresa. Además, según diversos estudios, la implementación de iniciativas de mejora de la salud y el bienestar en las empresas no sólo reduce el absentismo laboral entre un 25 y un 40% sino que aumenta la productividad general.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here