Estudió periodismo porque le gustaba contar historias pero parte de su carrera profesional se ha desarrollado contando ideas. Tras un par de años con el foco en la generación de contenidos para una de las .com pioneras en España, Bárbara Bermejo dedicó tres lustros al mundo de la publicidad hasta que, en 2010, se cansó de “hacer grandes” a otras marcas. “Había llegado el momento de crear la mía”, señala la empresaria, que sí tenía claro que esa aventura propia tenía que estar vinculada a la moda, y en concreto a los zapatos, “la prenda que completa un look y lo convierte en algo desenfadado o elegante”. Y, afinando un poco más, un zapato atemporal y generalizado entre las mujeres: unas bailarinas, pero no unas cualquiera.

Sin embargo, el prólogo de Bobo’s no lo protagonizaron las bailarinas, sino otro clásico, las alpargatas, y se escribió con una primera remesa de 100 pares que viajaron de Argentina a Madrid con la excusa de regalarlas el día de su boda y que fueron customizadas “por una gran costurera: mi madre”. El afán por crear una marca 100% española, desde el diseño a la fabricación, coincidió con un momento en el que la beautiful people de Manhattan puso de moda la marca argentina Tom’s. “Quería traer esa tendencia a España, pero aquí las alpargatas ya tenían su mercado y los argentinos no iban a enseñar a los maestros del yute a confeccionarlas”. Es entonces cuando decide ponerse manos a la obra con el calzado “más femenino por excelencia y hacer mis bailarinas soñadas”. Sólo le faltaba encontrar quién las fabricase…

El periplo por las fábricas de calzado alicantinas fue “toda una experiencia”. Entre miles de opciones, “¿cuál elegir?” Pero tras reunirse con mucha gente y aún ‘en mantillas’ en lo que respecta al conocimiento de los entresijos del mercado del calzado, comprobó como muchas puertas se cerraban por no poder asumir grandes volúmenes de compra. “Al final encontré a quien supo y quiso hacerlo. Tardaron seis meses en servirme 68 pares de bailarinas. La dueña de la fábrica aún se ríe y confiesa que me atendieron por insistente”. Y es que Bermejo les llamó y les llamó durante esas semanas para ver si el proceso seguía su cauce.

“Podemos decir orgullosos que en España fabricamos el mejor calzado del mundo, así que jamás pensé en salir fuera en un primer momento, aunque desde hace un año, en torno al 10% de la producción procede de dos fábricas portuguesas por lo bien que trabajan”, explica la emprendedora sobre una cadena esencialmente Made in Spain que arranca un eslabón más atrás con los diseños de Bobo’s, fruto de su inspiración y de “lo que pasa ahí fuera”. Revistas, webs de tendencias, diseños de otros artistas, “todo sirve para avanzar”. En la fábrica le ayudan a desarrollar los distintos prototipos que acaban por definir cada nueva colección.  “Elaboramos diferentes ajustes sobre las hormas hasta dar con el modelo perfecto”.

Los materiales son elegidos en las distintas ferias del calzado que se celebran por todo el país; proveedores españoles y alguno italiano (a los que compra sobre todo piel) se complementan con visitas a mercerías, fabricantes de telas, de fornituras o suelas. La venta al público, hasta ahora a través de su tienda on line, pronto se verá reforzada con la apertura de un espacio físico en Madrid. “Creo que el futuro es 100% online, pero el calzado es uno de esos productos que el cliente necesita ver, tocar y probarse. Como dijo el diseñador francés Michel Vivien: ‘El lujo no es sólo vestir grandes marcas. Uno ha de tocar, sentir y oler el producto’”.

Entre la locura consumista a la que invita la moda, que ha visto multiplicada su oferta y donde los periodos de rebajas se solapan cada temporada, Bobo’s se enmarca en la tendencia slow fashion, término asociado a marcas “que hacemos bien las cosas”: productos de buena calidad, prendas trabajadas con esmero, ropa y complementos cuya fabricación no es masiva, vida larga útil, atemporalidad… “La gente valora lo que hacemos; y aunque su fabricación es artesanal, Bobo’s no es excesivamente cara. Sabemos que tenemos un tipo de cliente al que le gusta disfrutar de las compras, descubrir nuevas marcas, identificarse con un estilo, pensar antes de comprar y comparar con otras marcas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here