Arrecifes artificiales 3D que ayudan a proteger ecosistemas marinos

arrecifes artificiales

Impulsar una gestión más sostenible de los ecosistemas marinos del área Atlántica. Con ese objetivo, la Universidad de Cantabria lidera el proyecto europeo 3DPARE, que trabaja trabaja para desarrollar arrecifes artificiales mediante técnicas de impresión 3D. La investigación, que se desarrollará hasta finales de 2021, tiene un presupuesto de cerca de dos millones de euros y cuenta con la participación de instituciones y universidades de Francia, Portugal y Reino Unido.

La idea, ha explicado Daniel Castro, investigador principal del proyecto, es “fabricar arrecifes artificiales mediante impresión 3D con morteros sostenibles para promover la recuperación ambiental en obras marítimas o zonas costeras degradas”. Todo ello, bajo la certeza de que “los ecosistemas marinos del área Atlántica requieren medidas para la protección y recuperación de sus recursos naturales” de la mano de un diseño innovador que también se valga de “materiales de construcción biorreceptivos, resistentes y de bajo impacto ambiental”.

Para crear estos arrecifes artificiales se sumergirán piezas de en torno a 1m3 en 4 localidades europeas de los países participantes en el proyecto. Así, en el caso de España, el sitio escogido será Santander. “El proyecto pretende estudiar la idoneidad de los materiales empleados así como las formas diseñadas de esas piezas, por tanto en cada una de estas 4 localidades se sumergirán 9 piezas” que combinarán 3 formas 3 materiales, ha asegurado Castro.

En cuanto a la técnica utilizada para fabricar estos arrecifes artificiales, el investigador ha señalado que finalmente se han decantado por la impresión 3D “ya que permite obtener formas caprichosas, con huecos interconectados entre sí”. De esta manera, también se promueve el uso de materiales sostenibles que sirvan como “alternativas al cemento Portland, con elevadas emisiones en CO2, y alternativas también al consumo de materias primas, como es el caso de los áridos naturales, que normalmente se usan en el hormigón convencional”. Así, se pretende usar geopolímeros y estudiar la idoneidad de conchas marinas procedentes de cultivos de moluscos”.

DESARROLLAR VIDA DE FORMA MÁS RÁPIDA

Más que proteger, la función de estos arrecifes artificiales pasa por “propiciar el desarrollo de vida de forma más rápida que si no se instalasen. Los arrecifes artificiales básicamente actúan como cobijo para vivir y reproducirse distintas especies de flora y fauna. La idea del proyecto es que en zonas donde se ha construido una obra marítima, el hábitat natural se ha podido ver afectado, desplazando en muchos casos especies que habitaban allí”, ha puntualizado Castro.

En definitiva, se trata de recuperar la cantidad y variedad de especies de forma más rápida y aquí, ha concluido este investigador, un diseño y unos materiales adecuados, “podrán influir de mejor o peor manera en la rapidez en la bioregeneración, e influirán, asimismo, en el desarrollo de una mayor o menor variedad de especies”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here