Aprender a base de apps

Porque las nuevas tecnologías juegan un papel que crece en importancia también en el aprendizaje de los más pequeños, KAZAM, fabricante británico de smartphones, ha recopilado algunas de las mejores apps para favorecer el crecimiento y la madurez intelectual de los niños. Estimularlos mediante la diversión para que alcancen el máximo potencial es el objetivo de muchas de las nuevas formas de educación, que aprovechan el auge tecnológico para sacar a relucir su lado más didáctico.

Prácticamente hasta que acaban su etapa escolar, los alumnos están obligados a lidiar con asignaturas causantes de altos índices de suspensos como son las matemáticas. Smartick es una aplicación desarrollada en España enfocada a mejorar la capacidad matemática de los niños en edades comprendidas entre los 4 y 14 años. La meta es ir superando niveles con el fin de mejorar sus habilidades, pudiendo además monitorizar su progreso. El mismo objetivo comparten 10Monkeys -donde diez monos necesitan ayuda para sobrevivir a base de cálculos matemáticos- y el clásico cuadernillo rubio, ahora digitalizado como iCuadernos Rubio, que permite practicar problemas de sumas, restas, multiplicaciones y divisiones.

Más amplio es el abanico de posibilidades que ofrece Agnitus, aplicación orientada a niños de preescolar y destinada a que aprendan las formas y los colores, las matemáticas básicas y el abecedario. Además, la app elabora un informe donde se muestran los avances. PlayTales es un ejemplo de tecnología enfocada a que los niños aprendan a leer a base de cuentos, al igual que EkiMuki se convierte en un apoyo a la hora de impulsar aptitudes como la memoria o la coordinación mediante juegos. Por su parte, Pupitre está dirigida a niños de entre 3 y 8 años representando una escuela virtual donde mediante una serie de fichas se repasa lo que se ha aprendido a lo largo del día en el colegio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here