Andrea Garín CEO The Best Five

España ya cuenta con más de 17 millones de compradores online, una tipología de cliente que crece cada año. Sin embargo, el ecommerce nacional aún tiene mucho margen de mejora en aspectos como la gestión de  envíos o el servicio postventa para afianzar y fidelizar usuarios.

Por otro lado, un rasgo particular del consumidor online español es el de visitar diferentes sitios webs para decantarse por un producto determinado. Un proceso estimado en alrededor de 90 minutos por compra y que no responde tanto la voluntariedad del cliente como a un déficit de las tiendas digitales, donde millones de productos son ‘víctimas’ de opiniones falsas y obsoletas o de recomendaciones interesadas. Sobreinformación no es sinónimo de precisión y sí de pérdida de tiempo. 

Ante este panorama, el pasado año Andrea Garín ponía en marcha The Best 5, una web ideada por la emprendedora, que se encarga de analizar toda la información que hay en la red sobre categorías genéricas de productos. Inteligencia Artificial y Big Data en tiempo real para estudiar en segundos millones de datos y opiniones que nos llevan a no ver lo que no necesitamos. Como explica Garín, “utilizamos algoritmos de Machine Learning para responder a dos preguntas fundamentales para el consumidor: cuáles son los mejores 5 productos en la categoría escogida y dónde puede comprarlos al mejor precio”.

Garín reconoce que ha vivido el emprendimiento desde niña. Su padre fue uno de los inventores del reconocimiento de voz humana por parte de las máquinas y le sirvió como espejo para testar en primera persona la generación de una idea y cómo ponerla en el mercado; “las épocas de bonanza, las pérdidas, aprender a levantarse y, sobre todo, no parar hasta conseguir un propósito”. Con 29 años ha vivido en Estados Unidos, Suecia, México, Ghana y República Checa. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de DEUSTO ha pasado por Price Waterhouse Coopers, la revista Fortune Magazine y Ticketbits, la multinacional vendida a Stub Hub en 2016.

De vuelta a España, con The Best 5 ha logrado 60.000 euros a fondo perdido en premios para emprendedores tecnológicos, una inyección clave para entender la buena salud del proyecto. Y es que Garín percibe que, en España, la mayor barrera de entrada para crear de cero una startup de base tecnológica “aún tiene que ver con lograr los recursos económicos necesarios debido a la excesiva burocracia y a un mercado inversor que pisa con pies de plomo”. 

Andrea Garín CEO The Best Five

Durante este primer año de actividad, la empresaria reconoce que la compañía ha cumplido de sobra con los planes previstos. Con un modelo de negocio a CPA (comisión por venta) y a CPC (pago por cada click que derivan a las tiendas), en 2018 mejoraron de forma constante en los algoritmos y la tecnología empleados, crecieron en usuarios (17.000 mensuales a finales de año) y en tiendas online sobre las que establecer comparativas (200 establecimientos). Desarrolladores de Backend y Frontend en lo técnico y varios responsables de posicionamiento online estructuran la empresa bajo la coordinación de Garín en todas las áreas.

Aunque cree que en España no faltan buenos ejemplos de emprendedores tecnológicos, su visión internacional le lleva a admitir que  todavía hay mucho que aprender. “Suena a tópico, pero nos falta perder el miedo a fracasar. Es cierto que es un rasgo que tiene su origen en la sociedad en la que nos ha tocado crecer, malacostumbrada a señalar de forma peyorativa a aquellos que destacan, y que nos vuelve temerosos a intentar algo diferente”. Garín añade una situación habitual que muestra esta realidad. “Si en España pronuncias correctamente el inglés corres el riesgo de que se rían de ti por dártelas de sabiondo. Es sólo un ejemplo, pero cosas así impiden que más gente se lance”.

Considera que los hombres son “más lanzados” a la hora de emprender, lo que les lleva “tanto a dar el pelotazo como a la quiebra” con mayor facilidad que en el caso de  las mujeres, donde prima una mayor organización. “Nos gusta tenerlo todo bajo control, así evitamos sobresaltos”. Admite que “es una realidad” la existencia de menos mujeres dedicadas a la tecnología, “aunque la tendencia mejora” y que, ante la problemática de la brecha de género, parte de la solución pasa por la contratación en empresas ya consolidadas. “Deben medir a las personas por su desempeño. Son las propias empresas las que pierden dejando de lado tantas mentes brillantes. Las mujeres somos unas luchadoras natas, acabamos consiguiendo lo que queremos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here