Analizar yacimientos subacuáticos sin salir del agua ya es posible

yacimientos subacuaticos

Evitar que se ponga en riesgo la preservación de yacimientos subacuáticos y garantizar su estudio en el propio medio sin alterar su entorno. Este es el objetivo del método desarrollado por investigadores de la Universidad de Cádiz que, basado en técnicas de conservación y documentación arqueológica in situ, es capaz de determinar las condiciones físicas, químicas y biológicas que influyen sobre estas piezas ocultas bajo el mar.

Según los investigadores, se trata del único método que permite documentar y analizar in situ los yacimientos existentes en el fondo del mar para evitar su deterioro. De momento, este nuevo sistema se ha empleado para estudiar dos navíos franceses hundidos en las costas de Cádiz durante la Batalla de Trafalgar (1805). Para ello, han empleado una técnica no invasiva con la que recabar información de los yacimientos sin destruir su composición ni modificar su posición. “Aplicamos una práctica denominada levantamiento no destructivo sobre los cañones y anclas, que implica obtener información de estos elementos sin alterar su condición ni su posición y que respeta su conservación futura en el medio marino”, ha explicado el investigador Manuel Bethencourt.

Asimismo, este sistema aplica otra técnica que ayuda a conservar los materiales de estos restos que consiste en unir dos tipos de metales de tal forma que uno proteja al otro frente a la corrosión provocada por el medio marino. Según ha relatado Bethenecourt, “esta práctica que controla la corrosión se basa en que un metal, denominado ánodo de sacrificio, actúa como protector de otro al que va unido y que tenderá a desaparecer tras oxidarse. Los más habituales son el aluminio, zinc y magnesio, muy comunes en la protección de los cascos de los barcos, en sus hélices, en tuberías enterradas o en tanques de almacenamiento”.

INFLUENCIA DE LAS CONDICIONES AMBIENTALES MARINAS

Durante la investigación, que ha durado tres años, los investigadores han comprobado cómo las mediciones de las principales variables físicas, químicas y biológicas correlacionan el estado de conservación en cada yacimiento arqueológico con las condiciones ambientales marinas. Para ello recrearon, con materiales similares a los que se pueden encontrar en un yacimiento, partes de los pecios hundidos en la costa gaditana y observar así su comportamiento. Asimismo, para simular los efectos que la corriente de agua, sedimentos, algas y otros seres vivos marinos provocan en estos yacimientos, sumergieron las réplicas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here