Ana Abade Women Will Google
Ana Abade, en la presentación de Women Will. (Imagen: Google España).

El pasado 27 de febrero, Google presentaba en Madrid ‘Women Will’.  De carácter global, el objetivo de la iniciativa es el de contribuir a la creación de oportunidades económicas para las mujeres y disminuir la brecha de género en países de todo el mundo. Como explica a Innovaspain Ana Abade, responsable de Relaciones Gubernamentales y Políticas Públicas de Google en España y Portugal, el denominador común del programa, presente en más de 48 países, “es el convencimiento de que las herramientas digitales y las redes de apoyo de mujeres nos empoderan y nos ayudan a lograr nuestros objetivos”.

Salud aceptable entre las emprendedoras españolas

Según Abade, la fortaleza de ‘Women Will’ radica en la colaboración con las entidades que llevarán a cabo los proyectos en España. En el apartado de emprendimiento, contarán con la ayuda de expertas y del equipo de Google for Startups Campus Madrid a través de distintas jornadas de formación.

En este punto, los datos generales son esperanzadores. Según el índice de Mujeres Emprendedoras Mastercard, el 29 % de los negocios en España están dirigidos por mujeres. Nuestro país ocupa el octavo puesto de 57 países por porcentaje de mujeres propietarias de negocios, por detrás de otros mercados como Ghana, 46,4 %; Rusia, 34,6 %; Uganda, 33, 8%; Nueva Zelanda, 33,0 %; Australia, 32,1 %; Vietnam, 31,3 % o Polonia, 30,3%.

Por otro lado, el informe Global Entrepreneurship Monitor de España 2018 detalla que el emprendimiento femenino se ha incrementado en los últimos años (de un 5,6 % en 2017 a 6 % en 2018), frente al estancamiento del emprendimiento masculino (6,8 %).

“El 70 % de los emprendimientos de mujeres está motivado por las oportunidades que les ofrece el mercado”, añade Ana Abade, para quien también es interesante que las tasas más altas de emprendimiento femenino se den en lugares donde las mujeres están en contacto con otros emprendedores. “De ahí la importancia de espacios como Google for Startups”.

Women Will mira a la España rural

La segunda gran línea de Women Will se centra en la adquisición de habilidades digitales por parte de mujeres del rural español. Abade detalla que reforzarán las formaciones del programa ‘Digitalizadas’, una iniciativa que arrancó en 2018 con la colaboración de Fundación Mujeres y Fundación Cibervoluntarios en la que ya han participado unas 5.000 mujeres.

“Creemos que es importante seguir fomentando el desarrollo y el aprendizaje de las habilidades digitales básicas y necesarias para encontrar un trabajo, emprender o desarrollarse personalmente”, apunta Ana Abade. A las ‘Digitalizadas’ las acompaña una red de ‘Digitalizadoras’ con el fin de que las mujeres de áreas rurales generen una comunidad donde compartir sus progresos y creen sinergias, “que en estos tiempos son más necesarias que nunca”.

Esta batería de propuestas no ha escapado a la crisis del COVID-19. Desde Google explican que han pausado las formaciones presenciales mientras trabajan en impartirlas de manera digital. Añaden que Fundación Mujeres y Fundación Cibervoluntarios han puesto en marcha la red Digitalizadoras en Linkedin, con el objetivo de mantener un espacio que sirva como red de apoyo mutuo donde compartir conocimientos.  

La brecha

En España, el número de mujeres directivas en 2019 se situaba en un 30 %, según la consultora Grant Thornton. Y en tecnología las distancias son aún mayores, ya que en Europa solo el 30 % de las mujeres trabaja en este sector. La cifra cae al 2% en España, tal y como señala el Libro Blanco de las Mujeres en el Ámbito Tecnológico elaborado por el Ministerio de Economía y Empresa.

“Como empresa tecnológica, somos conscientes y nos preocupan estas cifras”, dice Abade. “Es precisamente en el sector TIC donde las mujeres pueden acceder a mayores opciones de crecimiento y desarrollo, además de a mejores salarios. En puestos de características similares, las mujeres ganan un 3,1 % más que en otros sectores”, añade.

Presentación de Women Will. Ver pie de foto completo (*) al final de esta información.

Entre los motivos para la vigencia de la brecha de género en estos ámbitos, la directiva de la compañía estadounidense apunta fundamentalmente hacia dos ‘culpables’. “Por un lado están los estereotipos sobre los que se desarrolla la educación digital. Además, las mujeres perciben que faltan referentes femeninos. Ante esta situación, son reticentes o directamente rechazan las carreras y trabajos del mundo tecnológico”.

Cambio social

En el camino de darle la vuelta a este escenario poco alentador, la propuesta de Ana Abade es ambiciosa. “La educación de las carreras tecnológicas y científicas debe ser repensada para mostrar el impacto social que generan. De esta manera, más personas puedan ver atractivos los beneficios dentro de este sector. Y, sin duda, hace falta potenciar y dar visibilidad a los perfiles ya existentes de mujeres para atraer más referentes”.     

La responsable admite que no será tarea fácil. “Es un problema de fondo, estructural. Como tal, es un problema complejo en el que hay que seguir trabajando para conseguir estabilidad y solidez. Se requiere de un cambio de mentalidad, y para eso, la cooperación de todos los agentes implicados: administración pública, empresas, entidades del sector civil, y todos nosotros a diario con nuestras acciones y decisiones. Creo que hay que seguir con el camino que ya hemos iniciado”.

Responsabilidad

“Estoy convencida de que las entidades privadas somos parte de la solución”, asegura Ana Abade. “El primer paso es la toma de conciencia a nivel interno. Es importante que nos hagamos preguntas sobre si existen situaciones de discriminación, si hay procesos o culturas internas que pueden cambiar para ser más diversas e inclusivas o qué se puede hacer en la incorporación, la promoción y la retención del talento femenino”.

Como paso complementario, la directiva alude al impacto externo de la empresa. “Si creo nuevos productos, ¿son estos inclusivos?. Si hago publicidad, ¿estoy reproduciendo roles de género? Las compañías privadas tenemos el poder de generar un impacto positivo en la lucha contra la discriminación con nuestras acciones, y la responsabilidad de emprender acciones para llevarlo a cabo”, concluye Abade.

(*) De izquierda a derecha: Yolanda Rueda, presidenta de Fundación Cibervoluntarios; Marisa Soleto, presidenta de Fundación Mujeres; Macarena Berlín, presentadora del evento; Clara Sainz de Baranda y Celia López Ongil, de Bidi; Gemma Hassen Bey, campeona mundial en los juegos paralímpicos; Nerea Luis, ingeniera en la lista de las top 100 mujeres líderes de 2019; Andrea Barber, de Rated Power; Anais Figueras, directora de Comunicación de Google en España; y Ana Abade, responsable de Políticas Públicas e Institucionales de Google España.  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here