Energías Renovables

Por Christine Lins, Ariel Yepez y Arnaldo Vieira de Carvalho – Esta columna fue originalmente publicada en el blog Energía para el Futuro del Banco Interamericano de Desarrollo BID.

El Reporte de la Situación Mundial de Energías Renovables 2016 de REN21 indica que los países de América Latina y el Caribe siguen siendo líderes mundiales en el despliegue de energías renovables. Este informe anual es la principal referencia mundial sobre el mercado, industria y políticas globales de las energías renovables. La Secretaría de REN21 lo publica desde 2005, apoyándose en una red de 700 actores y grupos interesados en temas relacionados con energías renovables, acceso a la energía y eficiencia energética. En este informe, que se puede descargar aquí, los expertos comparten su visión y conocimiento sobre el sector. Puede encontrar aquí sus principales conclusiones de 2016 en versión español.

América Latina y el Caribe se mantienen a la vanguardia en el uso de procesos competitivos públicos para el desarrollo de proyectos de energía renovable, con licitaciones y subastas exitosas con records de participación. Varios países –entre ellos Brasil, Chile, México y Perú– llevaron a cabo importantes licitaciones en 2015 y principios de 2016, que resultaron en algunos de los precios de compra más bajos del mundo. Esto ha sido posible, en parte,  a los enormes recursos energéticos renovables de la región.

Brasil fue tercero en el mundo en la generación total de electricidad con energías renovables en 2015, después de China y los EE.UU., mientras que Costa Rica generó el 99% de su electricidad con fuentes renovables, y Uruguay generó el 92,8%, de los cuales el 15,5% fue a partir de energía eólica.

Brasil fue el segundo a nivel mundial en la instalación de nueva capacidad de energía hidroeléctrica en 2015 (después de China, que ha sido responsable de la instalación de la mitad de la nueva capacidad hidroeléctrica del mundo a cada año) y el cuarto en la instalación de nueva capacidad de energía eólica.

Nueve países de América Latina añadieron cerca de 4,4 GW de capacidad de energía eólica al alcanzar cerca de 15,3 GW en 2015. Brasil (2,8 GW) fue responsable de alrededor del 57% del mercado de la región, y terminó el año con 8,7 GW. Brasil fue seguido por México (adición de 0,7 GW y pasar de 3 GW), Uruguay (adición de 0,3 GW) y Panamá (adición de 0,2 GW).

México ocupó el tercer lugar en el mundo en términos de adición de capacidad de energía geotérmica en 2015 (lo que representa el 17% de toda la capacidad geotérmica añadida en el mundo, justo después de Turquía y los EE.UU.) y el cuarto en capacidad de energía geotérmica instalada acumulada.

Brasil fue el tercer lugar en las instalaciones de colectores solares para calentar agua en 2015 y el quinto en las instalaciones acumulativas de estos colectores solares. Barbados fue cuarto en la capacidad de calentamiento solar de agua per cápita.

Brasil, el segundo mayor productor de biocombustibles del mundo, aumentó tanto la producción de etanol como la producción de biodiesel en 2015, debido a las buenas cosechas de caña de azúcar y los mandatos de mezcla. Brasil es el cuarto en el mundo en la generación eléctrica con bioenergía. Argentina ocupa el cuarto lugar en el mundo en la producción de biodiesel.

La producción de energía térmica basada en la biomasa representa casi un tercio de la demanda de calor para industria en América Latina.

Honduras, Uruguay y Jamaica, respectivamente clasifican segundo, tercero y quinto en el mundo en la inversión en energía renovable y los biocombustibles por unidad de PIB.

En lo que se refiere a puestos de trabajo en el sector, Brasil es uno de los principales empleadores para todas las tecnologías. La mayor parte del empleo en las energías renovables se encuentra en la bioenergía y la energía hidroeléctrica a gran escala. Sin embargo, el número de puestos de trabajo en el sector eólico está aumentando, gracias al creciente despliegue y fabricación local. En otras partes de América Latina, el empleo también está aumentando en el sector eólico y solar.

El desarrollo de energías renovables visto hasta la fecha es sólo un punto de partida para América Latina. Argentina, por ejemplo, acaba de anunciar la subasta de 1 GW de potencia eléctrica a partir de fuentes renovables. El potencial de energía renovable en América Latina es enorme, y muchos países se embarcan en una transición energética con energías renovables y la eficiencia energética.

Es un orgullo para REN21 trabajar en estrecha colaboración con la iniciativa SE4All, en búsqueda de cumplir con sus tres objetivos de aquí al 2030: (i) garantizar el acceso universal a los servicios modernos de energía; (Ii) duplicar la tasa global de mejora de la eficiencia energética; y, (iii) duplicar la participación de las energías renovables en la matriz energética mundial.

El BID colabora con REN21 cada año y actúa como el centro SE4All para América Latina y el Caribe, para ayudar a la región alcanzar estos tres objetivos en colaboración con otras organizaciones regionales, como el PNUD, la CEPAL y OLADE.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here