alvarez pallete garmendia informe cotec telefonica
Cristina Garmendia y José María Álvarez-Pallete en la mañana de ayer. (Imagen: Casa Real).

Cotec presentó ayer en Madrid su Informe 2020 (ver informe). Una radiografía del sistema innovador español y un decálogo de recomendaciones para tomar una senda que apueste más decididamente por la I+D+i como motor de progreso. Durante el evento, Cristina Garmendia, presidenta de Cotec, y José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, han dialogado en torno a los profundos cambios derivados de la pandemia del COVID-19 que, si algo ha dejado claro, es que sin más inversión en ciencia e innovación el futuro pinta muy negro.

Según Álvarez-Pallete, el de la pandemia es un terreno inexplorado para todos. “Nadie la vio venir. No hay un manual. Lo que en Telefónica tenemos claro es que el mundo al que volveremos será distinto y que el proceso de digitalización ha avanzado 5 años en las últimas semanas. Le hemos perdido el miedo a muchas cosas: a teletrabajar, a educarnos en casa… Muchas nuevas costumbres han venido para quedarse, aunque acabemos recuperando todo lo bueno del mundo físico”.

El presidente de Telefónica ha recordado cómo ante el primer envite del COVID-19, la compañía se refugió en sus valores históricos. “Nos ocupamos primero de las personas (cuatro empleados han perdido la vida y 456 han superado la enfermedad). En segundo lugar, como teleco, nos forzamos para ser parte de la solución y ofrecer conectividad”. Álvarez-Pallete apuntaba que Telefónica estaba preparada para responder a unos picos inusitados en el consumo de datos. “En los últimos años hemos invertido 90.000 millones en transformar las redes”.

Tampoco parecía posible cerrar una gran operación con los equipos implicados confinados en casa. En este constante learning by doing, Pallete y los suyos han demostrado que gracias a las nuevas tecnologías han podido concretar la unión de O2 y Liberty Global en Reino Unido.

"La Formacion Profesional va a ser clave" ( Álvarez-Pallete )

Cristina Garmendia aludía a un reciente informe elaborado por Cotec que analiza cómo la pandemia a llevado al sistema educativo al completo una digitalización sobrevenida. “Dibujamos cinco escenarios para una vuelta a la educación presencial, y en todos ellos queda claro que hay que dotar de nuevas herramientas y habilidades a profesores y alumnos”.

“Un 70 % de la población educativa de todo el mundo ha llegado a estar confinada durante la emergencia”, señalaba Álvarez-Pallete. “Nunca habríamos dado el paso a este nivel de no ser porque no ha quedado más remedio para continuar el curso. Ha quedado claro que las plataformas funcionan, ahora se trata de evolucionar la manera de educar y evaluar. No es lo mismo hacerlo en persona que virtualmente”.

[Te puede interesar leer: Telefónica, COVID-19 y el círculo de la colaboración para estar a la altura de las circunstancias]

En otra capa del cambio, Álvarez-Pallete incidía en la necesidad de pensar en qué perfiles laborales demandará el mercado en el proceso de reactivación del país. “La Formación Profesional va a ser clave. Hay que capacitar a la gente para generar empleo. Tenemos que provocar que el cambio que ya ha llegado vaya aún más rápido. Hay que ir más lejos”.  Antes de la crisis, Telefónica había pactado con los sindicatos su propio reskilling, que afectaría a 22.000 empleados. “Es posible que tengamos que acelerarlo”, afirmaba ayer el presidente de la operadora.

Un nuevo contrato social

“Los intangibles son necesarios cuando no tenemos todas las respuestas”, declaraba Álvarez-Pallete sobre cómo “atreverse, perder miedo y asumir que vamos a equivocarnos” forman parte de una nueva dirección para empresas, ciudadanos y administraciones. “Como sociedad, saldremos de esta más o menos fuertes en base a cómo diseñemos la salida”.

El presidente de Telefónica hacía hincapié en promover una sociedad que proteja activos irrenunciables. “La sanidad, la cadena alimentaria, las comunicaciones, las fuerzas y cuerpos de seguridad, el ejército… El Estado sirve, hoy más que nunca. Hablo también de una sociedad que agradece y que aprende. Más allá de aplauso, que refuerce lo que sea necesario reforzar”.

Álvarez-Pallete, que definía a España como “un país increíble”, ha defendido un nuevo contrato social “en el que participemos todos sin que nadie se quede atrás”. En política exterior, el directivo ha aludido a la necesidad de aplicar una política exterior que deje claro en Europa “que nadie ha tenido la culpa de esta pandemia, pese a que unos países la hayan sufrido más que otros, y que nos hermane más con América Latina”.

“Soy muy optimista”, concluía Álvarez-Pallete. “Esto es durísimo, pero tenemos los mimbres para salir fortalecidos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here