Alberto Kornblihtt y Paula Bombara, autores de ‘Genética: historia de la ciencia que cambió la Historia’

“Hay que pensar la ciencia como un derecho"

Bombara y Kornblihtt, los autores del libro. Foto: CONICET Fotografía
Bombara y Kornblihtt, los autores del libro. Foto: CONICET Fotografía

Alberto Kornblihtt es investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), biólogo y doctor en Química. Paula Bombara es escritora y bioquímica graduada de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Ambos son los autores de libro ‘Genética: historia de la ciencia que cambió la Historia’. Se trata de un libro de la colección ¿Querés saber? de la Editorial Eudeba que cuenta con ilustraciones de Rodolfo Fucile.

El libro salió a la luz en diciembre de 2013, pero ambos comenzaron a reunirse un año antes. “Primero, discutimos con Alberto el enfoque que le queríamos dar, eso fue importante: que fuera histórico, reflexivo sobre la genética –dice ella en una entrevista del Conicet-. Juntos establecimos un índice de temas o hechos que tenían que estar sí o sí; yo traje un boceto del texto y fuimos comentando renglón a renglón, y vimos qué cosas se podían simplificar aún más”.

Paula trabajó codo a codo con un diseñador (Pablo Pérez), quien fue el encargado de generar el equilibrio entre texto e imagen, de distribuirlo a lo largo de las páginas. Después ella le comunicó al resto del equipo estas decisiones. Una vez terminada la obra fue revisada por la correctora de EUDEBA.

“Reconozco que no es fácil escribir para chicos, más allá de que me gustan los chicos y la literatura y que yo les leía a mis hijos todo tipo de cuentos, canciones y poemas”, añade Kornblihtt. “Yo me entregué totalmente a la experiencia que Paula tiene, ella es la que sabe hasta qué punto introducir un término específico, cómo no abusar de estos términos”

“No les damos los conceptos predigeridos, por eso la sencillez es lo más difícil de lograr”, aclara Bombara. “Siempre corres el riesgo de achatar un camino sinuoso, porque el de la ciencia y el conocimiento es un camino con mucho relieve”. También le interesa “que en la colección se vea que no todo es fácil, pero que igual es apasionante”. “Hay muchos intentos de presentar los conceptos de un modo fácil y divertido, y la realidad es que no siempre es así –continúa-. Los conceptos tienen que hacer pensar, demandar cierto esfuerzo en la lectura; si un chico tiene que releerlos esto no quita lo interesante”.

“El libro podía haber quedado simplemente en una enumeración de hechos históricos y de asombro por la ciencia, pero ya desde el título al decir que es la historia de la ciencia que cambió la Historia –con mayúscula–, tiene mucho que ver con la historia de nuestro país, ya que gracias al conocimiento de la genética fue posible identificar a los desaparecidos o las relaciones familiares de los hijos de los desaparecidos, con las Abuelas de Plaza de Mayo”, completa él. “Eso se explica al final, incluso hay una ilustración muy emotiva”.

Quien lea el libro se dará cuenta que texto e imagen son protagonistas por igual. La obra posee ilustraciones artesanales –hechas a lápiz- en todas sus páginas, lo que la convierte en una verdadera obra de arte.

Paula Bombara sostiene que al ilustrador se le propuso jugar con el texto: que hiciera una interpretación libre de lo que le sugerían los contenidos científicos –que son rigurosos y exigentes-. Los coautores, al venir del ámbito científico, hablaban el mismo idioma y tenían facilidad para dialogar sobre ciertos conceptos, pero el ilustrador pertenece a otro campo, el del arte. De esta forma, Fucile se convirtió en el primer lector de la obra y en conejillo de indias para chequear si los contenidos se entendían.

En su opinión, “hay que pensar la ciencia como un derecho, como un derecho que los niños pueden exigirnos a los adultos”. “Ellos tienen que saber qué están haciendo nuestros científicos y conocer más sobre aquella rama de la ciencia que más les interese”, enfatiza Paula al afirmar que el fin último del libro es mostrar el quehacer científico como algo cotidiano. Alberto también subraya el hecho que desde esta obra se apele a la igualdad de género en el mundo de la ciencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here