Lola Reolid, de Más que abejas, uno de los proyectos de emprendimiento apoyados por FADEMUR. Imagen: Ruraltivity.

Los voluntarios sénior de SECOT empezarán a formar y mentorizar a emprendedoras rurales. Lo harán tras firmar un acuerdo con FADEMUR, la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales. El convenio engloba también a microempresas tuteladas por FADEMUR y la impartición a terceros –propuestos por FADEMUR- de actividades de formación y de capacitación técnico-profesional en materia de emprendimiento.

Desde su fundación en 2004, la organización de mujeres ha centrado parte de sus esfuerzos en impulsar el autoempleo femenino en estas zonas. Según informan en nota de prensa, sólo en el último año, a través de Ruraltivity, su programa de apoyo integral a nuevas empresarias, FADEMUR ha atenido más de 120 proyectos. Ruraltivity será también la puerta de entrada para canalizar la ayuda de SECOT. Ambas entidades contemplan además la celebración de talleres en todo el país.   

[Te puede interesar leer… Día Internacional de las Mujeres Rurales: el empedrado camino de la marginalidad al liderazgo]

“De los pueblos primero desaparecen las oportunidades laborales y, después, los habitantes. Luchamos contra esta dinámica del despoblamiento recogiendo décadas de experiencia de las asociaciones que integran FADEMUR”, apuntan desde la organización.

Según el informe ‘Mujer, pobreza y desarrollo sostenible’ publicado hace unos meses por la Fundación COPADE en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid,  cada vez son más las mujeres que deciden emprender y contribuir al desarrollo de la economía rural en España. El documento incidía en que el número de mujeres que pone en marcha alguna iniciativa de negocio en este entorno actualmente es mayor que el de hombres (un 54% frente a un 46% de hombres), mientras que en la ciudad el porcentaje de mujeres baja a un 30% frente al 70% de hombres.

A finales de junio, Google, Fundación Mujeres y Cibervoluntarios clausuraban el programa ‘Digitalizadas’, con el que durante dos años han empoderado y formado en nuevas tecnologías a mujeres del medio rural en todo el país. “Cerrar la brecha digital de género no es sólo una cuestión social” –declaraba entonces la ministra de Economía y Empresas Nadia Calviño-, “también económica; porque no nos podemos permitir desaprovechar el 50% del talento de la sociedad y porque está demostrado que la diversidad es positiva para los resultados empresariales”. La ministra aludía a la importancia de este tipo de iniciativas para “no tener que esperar los 200 años que dicen los estudios para acabar con la desigualdad de género. Aprovechemos el momento y la energía del país”.

Gracias a ‘Digitalizadas’, más de 4.000 mujeres de 260 municipios de todo el país han participado en alguno de los 514 talleres que el programa ha llevado a cabo para que, como añadía Calviño , “las mujeres del medio rural no se queden descolgadas de los elementos que configuran el futuro” a la vez que “desarrollan competencias que tengan un efecto multiplicador en sus entornos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here