Geoparque de la Costa Vasca. / Alejandra García Frank.

Muchos geoparques ibéricos, muy accesibles físicamente, tropiezan en sus páginas web al no aportar información sobre sus instalaciones para grupos especiales o su diseño no tiene en cuenta al público con dificultades en el habla o escritura.

Así lo denuncia un estudio liderado por la Universidad de Coimbra (Portugal) en el que han participado representantes españoles, como la Universidad Complutense de Madrid (UCM) o la Universidad Autónoma de Madrid.

El estudio, publicado en Geoheritage, ha analizado el contenido de la información disponible en los sitios web de los geoparques ibéricos integrados en la red UNESCO Global Geoparks (UGG) para determinar las instalaciones de accesibilidad que proporcionan a través de ese medio para personas con discapacidad. También se han realizado encuestas a los gerentes de geoparques de julio a septiembre de 2017 sobre sus instalaciones.

Buenas prácticas

“Desde 2017, cuando se hizo el análisis, hasta ahora, muchos geoparques han tenido en cuenta cuestiones de accesibilidad en sus políticas”, explica Alejandra García Frank, investigadora de la Facultad de Ciencias Geológicas de la UCM y una de las autoras de estudio.

En dicho trabajo se destacaban algunos ejemplos positivos en España, como Villuercas-Ibores-Jara UGG (Cáceres, Extremadura), “donde se muestra información en línea sobre instalaciones adecuadas para personas con necesidades especiales”, como el estacionamiento para visitantes con movilidad reducida

También se valorada que el Costa Vasca UGG (Geoparkea, País Vasco) contaba “con instalaciones para personas con necesidades especiales en el mirador de Elorriaga”. “El estudio ha descrito en detalle una actividad pionera desarrollada en junio de 2015 en este UGG: una excursión para un grupo de personas con sordoceguera que carecían de formación educativa geológica”, explica la profesora universitaria en declaraciones a Innovaspain.

Del mismo modos, se han subrayado ejemplos positivos en geoparques portugueses, como Azores UGG (Archipiélago de las Azores, Portugal), “con instalaciones para personas con necesidades especiales en el geositio de la Fuente Ribeira Seca, donde el uso de vidrio transparente alrededor de la fuente facilita la observación de personas con sillas de ruedas, o las instalaciones de rampas en los estacionamientos de los geositios”.

Por otro lado, el geoparque Arouca, en el norte de Portugal, “quiere ser pionero en la implementación de instalaciones que permitan la atención a la diversidad, para lo cual están diseñando las intervenciones necesarias en algunos de los geositios más emblemáticos de este geoparque –continúa–. Algunos ejemplos son los senderos adecuados para acceder con sillas de ruedas al geositio Pedras Boroas do Junqueiro o el acceso en ascensor al geositio Radar Meteorológico de Arouca, donde el uso de vidrio transparente alrededor de la torre del radar facilita la observación de la costa de Castanheira para personas con sillas de ruedas”.

Mejorar los sitios web

España cuenta con más de 140 lugares de interés geológico internacionalmente reconocidos y es el país de Europa con más geoparques integrados en la red UGG, con un total de 13. Entre las diferentes barreras que pueden presentar estos destinos turísticos, el estudio destaca una sobre las demás: la de información o conocimiento.

Se señala así que muchos geoparques ibéricos, muy accesibles físicamente, tropiezan en sus páginas web al no aportar información sobre sus instalaciones para grupos especiales o su diseño no tiene en cuenta al público con dificultades en el habla o escritura.

“Adaptar los geoparques a personas con diversidad funcional requiere componentes técnicos y recursos tecnológicos que muchos geoparques no pueden costear. Sin embargo, algunas de estas dificultades se pueden superar fácilmente mediante el uso de herramientas específicas disponibles en línea que ayudan a mejorar los sitios web oficiales de los geoparques”, recuerda Alejandra García Frank.

Entre esas técnicas, la geóloga recomienda el uso de texto alternativo en las imágenes, el contraste adecuado entre texto y colores de fondo, las transcripciones de vídeos o tipos de letra más grandes y anchos de línea superiores.

García Frank señala que en el artículo se recoge una serie de buenas prácticas que ya se están realizando, muchas de ellas iniciadas desde el proyecto Geodivulgar en el que, además de la UCM y la Autónoma, participan la Universidad de Alcalá, la Universidad de Coimbra, el CSIC o el Instituto Geológico y Minero de España, entre otros.

Próximos pasos

“Nuestro objetivo es concienciar para que estas adaptaciones se implementen de forma progresiva y que se vea como algo normal, no una acción extra para conseguir diferenciarse de otros geoparques”, explica la investigadora. 

Además, señala que, ya que es la UNESCO quien otorga el estatus de UGG y lo revalida, “posiblemente dentro de estas valoraciones para decidir si se cumplen los estándares de calidad se debe poner especial atención en las condiciones de accesibilidad como uno de los puntos importantes”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here