[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

El ‘ABC’ de los fraudes y las estafas digitales

Banco Santander alerta del crecimiento de la ciberdelincuencia, y explica los delitos más comunes y algunos consejos básicos para no caer en la trampa
estafas digitales

La digitalización avanza a pasos de gigante y, en paralelo a los progresos positivos que trae para la sociedad, también aumenta la exposición a las estafas digitales. Los ciberataques pueden afectar tanto a particulares como a empresas e instituciones. En los últimos años ha crecido el número de usuarios de internet y la conectividad desde diferentes dispositivos, y una de las consecuencias negativas directas es el crecimiento de la cibercriminalidad.

En 2021, España registró más de 305.000 delitos informáticos, lo que supone un 6,1% más respecto a los datos registrados el año anterior, según el Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC). Según el 'IX Informe sobre la Cibercriminalidad en España', el 87,4% de estos delitos corresponde a fraudes informáticos y el 5,7% a amenazas y coacciones por parte de los ciberestafadores.

Banco Santander y Openbank, la filial 100% digital del grupo financiero, se han unido a los diversos actores del sector para alertar sobre estas prácticas, pues estar informados sobre sus técnicas y saber cómo actuar es esencial para evitar ser víctima de ciberataques. Lo primero que hay que saber es que, por un lado, están los fraudes, donde los delincuentes consiguen las credenciales del usuario y son ellos quienes realizan una operación fraudulenta. Por otro, las estafas, trucos para engañar a la víctima y guiarla a que realice voluntariamente un pago fraudulento. En estos casos, no hay robo de credenciales.

Fraudes más comunes

Por redes sociales. Se produce cuando los delincuentes contactan a la víctima, habitualmente por Whatsapp, haciéndose pasar por un familiar o amigo cercano que tiene un problema y solicitan que les hagan una transferencia de urgencia. Internet nos da acceso a todo tipo de información, incluso de nosotros mismos. Desde Banco Santander recomiendan tener perfiles privados en las redes sociales (para controlar quién tiene acceso a información sensible) y solo aceptar solicitudes de amistad de personas que realmente se conozcan.

También es importante cuidar la información que se publica y, finalmente, controlar lo que ya está publicado haciendo egosurfing.  Se trata de utilizar los buscadores de las redes sociales e Internet (como Google), utilizando términos relativos a nosotros, como nombre, apellidos, DNI, etc., para localizar qué información personal hay en páginas webs y otras plataformas.

Bizum “Inverso”. Los ciberdelincuentes piden que se acepte un Bizum, haciendo creer a la víctima que recibe el dinero, pero realmente están enviando una solicitud de cobro. El Santander aconseja prestar especial atención a las opciones dentro de la app del banco que diferencian claramente entre ‘enviar’ o ‘recibir’ dinero. Si ha sido víctima, debe contactar inmediatamente con la entidad bancaria para informarles de lo sucedido, pues Bizum realiza la operación de forma instantánea y es complejo revertirla.

Compra o beneficiario malicioso. Los estafadores piden que se pague por adelantado una compra o servicio que nunca se va a recibir o disfrutar. Por ejemplo, es usual este tipo de estafas en el pago de alquileres vacacionales, especialmente comunes durante el verano.

De inversión. Ocurre cuando convencen a la víctima para que traslade su dinero a un fondo ficticio o que se realice una inversión falsa.

¿Qué hacer en caso de ciberataque?

La principal recomendación es estar alerta a las señales y ante cualquier SMS, email o llamada haciéndose pasar por entidades o instituciones no dar ninguna infomación ni hacer clic en ningún enlace. Es clave contactar al servicio al cliente lo antes posible.

INCIBE recuerda que, si se ha seguido el enlace e introducido las credenciales de acceso a la cuenta bancaria, el usuario deberá modificar lo antes posible la contraseña de acceso a la banca online, así como contactar con la entidad para informar de la situación. Además, se debe modificar la contraseña de todos aquellos servicios en los que se utilice la misma. En el caso de que se hayan facilitado las credenciales de la cuenta bancaria, se deben recopilar todas las pruebas de las que el afectado disponga (como capturas de pantalla, e-mail, mensajes, etc.) y contactar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) para presentar una denuncia.

Para consultar esta y otras recomendaciones de seguridad online y tener una vida digital segura, Banco Santander cuenta con un espacio especial en su página web, con todo lo que los usuarios del mundo online deben saber para no caer en manos de ciberdelincuentes. Allí también ofrece un Test de Seguridad para determinar el nivel de conocimiento sobre cómo protegerse en Internet. Además, la entidad tiene a disposición un nuevo curso interactivo sobre ciberfraude llamado Cyber Heroes, abierto a clientes y no clientes para ayudar a moverse de manera segura por la red, ser más conscientes de la ciberdelincuencia y evitar el fraude.

Para sus clientes, el Santander ofrece el software IBM Trusteer Rapport, un programa gratuito que proporciona una capa de seguridad adicional para navegar con más protección. Esta herramienta elimina automáticamente los virus o programas maliciosos del ordenador al detectar los posibles riesgos, garantizando que la información y las cuentas financieras estén más protegidas.

En el caso de los pequeños y medianos negocios, una opción eficiente es Cyber Guardian, una solución para que las pymes puedan defenderse de las amenazas del mundo digital y fortalecer su protección, con la misma capacidad que tienen ya las grandes corporaciones. Se trata de un servicio del Santander y Factum que permite evaluar su riesgo de ciberseguridad, proteger sus dispositivos, emails y navegación, así como formar a sus empleados.

Recomendadas