5 tips para crear productos digitales más accesibles

digital, accesibilidad

Por Jesenia Rodríguez Paredes – Esta columna fue publicada originalmente en el blog Abierto al público del BID.

Muchas cosas deben considerarse durante el ciclo de vida de un producto digital (aplicaciones, páginas web, plug-ins, etc.). Entre las consideraciones, debe estar el rendimiento, la seguridad, creatividad, usabilidad e interacción, por nombrar algunos.

Otro elemento a considerar es la accesibilidad, lo que en Wikipedia se define como “el grado en el que todas las personas pueden utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas”. Un elemento tan importante como otras consideraciones (y la única requerida por las leyes de acceso a la información), pero por muchas razones a menudo se deja de lado.

Es por eso que compilé una serie de tips que te pueden ayudar a empezar a crear productos digitales más accesibles:

1. No dejes la accesibilidad de hoy para mañana

Cuando gestionamos productos digitales existe una gran presión para llegar a los plazos establecidos de entrega. En estos casos es muy frecuente que la accesibilidad sea el primer elemento en ser abandonado, o retrasado en la suposición que podrá incorporarse al final a través de un proceso intensivo, pero la realidad es que es difícil (a menudo imposible) cambiar las cosas una vez que se construyen.

La buena accesibilidad en un producto digital depende de las elecciones que hagas desde el principio del proyecto, ya que muchas veces esas decisiones no se pueden deshacer.

Por ejemplo, si eliges un framework de JavaScript que no produce código accesible, no hay muchas posibilidades de que puedas cambiarlo después. Incluso las cosas que se pueden cambiar tienen un costo. Si eliges diseños que son difíciles de leer para cualquier persona, digamos que la letra de estos es muy pequeña, cambiarlos después de hechos te costará tiempo y dinero.

Si construyes pensando en la accesibilidad de tu producto digital desde el principio garantizas que este elemento esté presente casi sin esfuerzo. Para esto, necesitas un buen conocimiento sobre accesibilidad en todo el equipo. Para comenzar a capacitarte, te recomiendo este curso abierto y gratuito “Aprende accesibilidad web paso a paso

2. No reinventes la rueda, sigue las guías o estándares

Cuando la accesibilidad es un requisito del proyecto, es útil contar con un marco establecido como punto de partida. Dependiendo de lo que estés creando (un sitio web, una aplicación Web o una aplicación nativa), hay diferentes conjuntos de pautas que puede utilizar:

Las Directrices de Accesibilidad al Contenido Web (WCAG) del W3C son las más conocidas. La WCAG 2.0 (lanzada en 2008) es la versión actual y también la base de la legislación sobre accesibilidad en muchas partes del mundo. Aunque algunas de las directrices pueden adaptarse para la accesibilidad móvil, WCAG 2.0 se centra principalmente en la accesibilidad para páginas web. Las WCAG 2.1 (programadas para su lanzamiento en 2018) incluirán directrices para la accesibilidad móvil, pero aún es demasiado pronto para saber exactamente cómo podrían ser.

También puedes revisar la Guía de Prácticas de Creación de ARIA (APG), una colección de patrones de diseño para componentes de interfaz comunes (como casillas de verificación, tabuladores, deslizadores, botones de conmutación, barras de herramientas, etc.). Si estás construyendo una aplicación web, el APG es un recurso útil para asegurarse de que sus componentes de interfaz sean accesibles.

Si estás creando una aplicación nativa, las Pautas de accesibilidad para móviles de la BBC son un buen punto de partida y las Pautas de accesibilidad HTML de la BBC son una posible alternativa a WCAG 2.0. Hay incluso directrices para los diseñadores de juegos, en la forma de las Pautas de accesibilidad de juegos.

3. Tómalo como un reto creativo

Muchas veces, la accesibilidad es un reto; pero si lo consideramos un reto creativo, nos abrimos a nuevas posibilidades.

El truco para una buena accesibilidad es no comprometer la funcionalidad o las características de producto, o restringir su atractivo, sino de pensar en crear experiencias funcionales y creativas que sean accesibles.

Por ejemplo, en lugar de simplemente adivinar si los colores que ya elegiste para tu interfaz son accesibles o no a nivel de contrastes, ColorSafe.co pretende ser tu primer paso en el proceso de selección de colores accesibles para aplicaciones e interfaces. De esta manera, nos evitamos testear cuando ya es demasiado tarde.

4. Diseña iterativamente

Prototipa constantemente y corrige lo que puedas luego de cada iteración. Por ejemplo, diseña con buen contraste de color, escribe contenido fácil de leer, usa tipografía fácil de ver, estructura claramente tu contenido, diseña las funcionalidades de manera consistente, proporciona leyendas y escribe descripciones de texto útiles para las imágenes.

Utiliza las iteraciones para progresar hacia tu objetivo final. Por ejemplo, si tienes una página web, puedes someterla a una campaña de difusión o user testing, entre otras cosas, para observar el tráfico y la interacción de los visitantes a la página. Así podrás tomar decisiones de diseño basándote en esos datos. Puedes visualizar esto en un mapa de calor y calibrar la brújula del diseño.

5. Considera la accesibilidad en redes sociales

Al diseñar un producto digital, no solo debemos pensar en el producto en sí sino también considerar cómo será su difusión. Por ejemplo, es importante que el producto sea accesible también en las redes sociales.

Para esto, Twitter recientemente introdujo la capacidad de describir imágenes en tweets, por lo que las personas ciegas y deficientes visuales pueden disfrutar de ellas también; Facebook tiene una función de descripción automática que intentará describir las imágenes automáticamente, usará el campo de subir foto para proporcionar un título descriptivo para la imagen; y si compartes contenido en YouTube o Vimeo, asegúrate de incluir una transcripción con el diálogo hablado y los efectos de sonido del contenido de vídeo original. Es aún mejor si proporcionas subtítulos que se pueden leer en tiempo real mientras se ve el video, para que las personas con problemas de audición puedan disfrutarlo también.

Como conclusión, es importante tener en cuenta que las personas que usarán tu producto digital se van a encontrar en diversas situaciones – puede que tengan problemas de audición u otras discapacidades, se hayan roto la muñeca, estén empujando un carrito de compras o se encuentren bajo el sol radiante del mediodía – por eso, un producto digital debe ser accesible para todas ellas independientemente de su situación. Hacerlo no es difícil si lo incluyes como parte de tu proceso desde un principio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here