La transversalidad de los matemáticos, clave para la innovación que viene

Carmen Vela matematicas

“El futuro necesitará cada vez más personas con formación matemática”. Así lo ha destacado hoy la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, en la inauguración del ciclo de conferencias Desarrollo económico y matemáticas. Este nuevo foro de discusión está organizado por la Fundación Ramón Areces y la Real Sociedad Matemática Española para profundizar en el papel esencial de esta ciencia en la economía actual. Vela ha impartido la primera conferencia del ciclo junto a la directora de Tecnología e Innovación de IBM de España, Portugal, Grecia e Israel, Elisa Martín Garijo. Con este foro se quiere analizar los conocimientos, competencias y habilidades que requieren los estudiantes para afrontar los nuevos retos tecnológicos así como para concienciar a los agentes políticos y sociales sobre la necesidad de hacer una apuesta decidida por la formación matemática como motor de progreso.

La secretaria de Estado ha destacado la transversalidad de los matemáticos. “En nuestra Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación tenemos identificados ocho retos, que afectan tanto a España como al resto de sociedades. Los matemáticos son parte de la solución de todos ellos, desde la salud hasta la energía pasando por el transporte, la alimentación o la seguridad”, ha afirmado. Vela ha destacado también las oportunidades que tienen una vez salen al mercado laboral: “Se pueden dedicar a hacer investigación, pero también al análisis de datos, al sector bancario, al de seguros, a la modelización de procesos industriales o a las aplicaciones móviles.

La Directora de Tecnología e Innovación de IBM de España, Portugal, Grecia e Israel, Elisa Martín, ha destacado que la complejidad de los desafíos actuales, ya sean sociales, de negocio o tecnológicos, van a requerir profesionales que hayan aprendido disciplinas matemáticas y de computación. A su juicio, la formación matemática, más allá del conocimiento de esta ciencia, aporta una gran capacidad para resolver problemas y situaciones complejas. “Ya en la actualidad y en un futuro muy cercano vamos a ver cómo la formación matemática abre puertas para acceder a nuevos tipos de trabajos, como el de científico de datos, y a otros empleos que surgirán y que todavía no somos capaces de imaginar”, ha añadido.

Por su parte, el vicepresidente de la Real Sociedad Matemática Española, David Martín de Diego, ha subrayado la importancia de la formación y la investigación matemáticas como elementos cada vez más cruciales en la conformación de la ciudadanía de una nación, en su desarrollo tecnológico y económico. Ha añadido que “en diferentes estudios internacionales, el efecto de las matemáticas se ha hecho patente como un elemento clave en países con alto grado de desarrollo y un factor diferenciador con respecto a otras naciones”. Asimismo, ha advertido de que “esta diferencia se hará, indudablemente, aún más patente con las revoluciones científicas e industriales que definirán una  sociedad basada en el conocimiento durante los próximos años”.

Las conclusiones del informe Leading the way to UK economic growth, elaborado por el Consejo para las Ciencias Matemáticas (CMS, por sus siglas en inglés) en cooperación con el Consejo de Investigación de Ciencias Físicas e Ingeniería, reflejan el potencial de la investigación matemática, de la que dependen el 10% de los empleos y el 16% del PIB del Reino Unido. En Holanda, otro reciente estudio cifraba en alrededor de 900.000 el número de empleados con estudios superiores que usan las ciencias matemáticas en sus trabajos. En este informe se realizó un análisis de la economía holandesa y se estimó que las ciencias matemáticas representan alrededor del 30% de la renta nacional del país.

La conferencia sobre “Desarrollo económico y matemáticas” abre una serie de ciclos que continuará en el mes de junio con “El futuro de la investigación matemática”, con la participación de Sir Michael Atiyah, Medalla Fields en 1966  y el Premio Abel en 2004, y de Cedric Vilani, Medalla Filds en 2010.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here