Sebastián Barbosa, supervisor de contenidos en TEC Tv (Argentina)

“Es más importante para una sociedad aprender a preguntar que a contestar”

Sebastián Barbosa, supervisor de contenidos en TEC Tv

El único ministerio de ciencia en el mundo que tiene un canal de televisión es el de Argentina. “Esto implicó en los comienzos poner en marcha una estructura absolutamente nueva”, señala Sebastián Barbosa (@sebasebarbosa), supervisor de contenidos en dicha televisión. Se llama TEC Tv y nació como parte del Plan Social de Televisión Digital Abierta que el Estado Argentino implementó en 2010.

“En sus principios se llamó Tecnópolis TV, por asociación con el parque temático Tecnópolis de Argentina, pero ya cuando comenzó a emitir en abril de 2012 cambió su nombre al actual –señala Barbosa-. Sus objetivos fundacionales fueron: promover las carreras científicas, difundir la presencia del Estado en las empresas mostrando la articulación público-privado, desestigmatización de la figura rígida del científico, y difundir la cultura científica.

Él es responsable de contenidos de TEC Tv, actividad que compagina impartiendo cursos de comunicación efectiva en la Universidad de Buenos Aires dirigidos a investigadores científicos, con la idea de brindar herramientas que perfeccionen la efectividad en la trasmisión de su mensaje.

Derecho a la comunicación
Biólogo de la Universidad de Buenos Aires y diplomado en Comunicación de las Ciencias por FLACSO, ha trabajado en varios grupos de investigación y proyectos científicos. Esto le permitió darse cuenta de “la importancia que tiene comunicar los logros de las investigaciones”. “Además, fui percibiendo la interesante relación entre las formas de comunicación y la efectividad en la percepción del mensaje –dice-. Es así que comencé a brindar charlas sobre temáticas de ciencia que me apasionaban al mismo tiempo que incursioné en la docencia, actividad que me permitió poner a prueba cada una de las ideas que iba teniendo y perfeccionando las estrategias de comunicación que implementaba”.

Todo ello ha tenido su continuidad en TEC Tv, un canal que él mismo define como “un espacio desde dónde los ciudadanos ejercen el derecho a la comunicación, son informados de manera atractiva sobre, en este caso, ciencia y tecnología, como un derecho, no con fines comerciales”. Sebastián Barbosa trabaja en esta televisión desde 2013 y los objetivos no dejan de evolucionar.

“Actualmente, y de cara al futuro, estamos trabajando en objetivos más centrados en estimular la apropiación de contenidos por parte de la sociedad y el acercamiento de los jóvenes a la ciencia –apunta-. Además, pretendemos seguir posicionarnos como un referente comunicacional de ciencia y tecnología en Latinoamérica”.

Información atractiva
Cree que para derribar la imagen de aburrimiento o lejanía que a veces tienen la ciencia y la tecnología la clave pasa por estrategias de comunicación centradas en dos pautas: el contenido y las formas. “O sea, el qué y el cómo”.

“Por años la ciencia estuvo marcada como una disciplina para pocos –dice el comunicador argentino-. Esa cuestión de mostrar cómo genios y perfectos a los científicos, habrá sido útil en un momento, pero hoy ya no va más; no es ni fue real. La manera [de comunicar] tiene que ser amigable y cercana a la sociedad. Hay que buscar puntos de contacto con cosas que gustan a la población y tomar eso como un punto de partida.

En cuanto al qué, Barbosa apuesta por “seleccionar lo que queremos comunicar en base a lo que queremos lograr”. Y pone un ejemplo: “Si nuestro target es población no especializada y vamos a hablar de biotecnología queriendo lograr que se interesen, no deberemos hablar de toda la conformación celular eucariota con nombres de enzimas y siglas, conjuntamente con toda la taxonomía del grupo. Así no generaremos acercamiento, sino alejamiento y aburrimiento. Deberemos recalcar ejemplos importantes de aplicaciones biotecnológicas, yendo más al resultado y no tanto al proceso”.

Este es el camino para que la gente se interese y comience a hablar sobre ciencia y tecnología. Y más importante aún: que comiencen a preguntar, a indagar. “Es mucho más importante para una persona (y para una sociedad) aprender a preguntar que a contestar, porque la duda, la intriga, es lo que te lleva a la acción, a buscar respuestas, a querer saber. Y ese camino de búsqueda de respuestas es liberador y empoderador”.

Pasos por dar
Respecto a la apuesta de su país por la I+D+i, considera que Argentina está en “un camino correcto” y apuesta por “tener paciencia y continuar”. A pesar de ello, piensa que es fundamental “hacer más hincapié en el desarrollo de investigaciones en función de las  necesidades del país”. “Hay que profundizar en áreas que requieran soluciones fortaleciendo el nexo industria-ciencia –continúa-. La ciencia aporta mejoras a la industria y la industria debe seguir valorando la importancia de la actividad científica. Por ejemplo, hace pocos años que la bioeconomía apareció en Argentina y ya está teniendo una movida interesante con la generación sustentable de productos; un cambio de paradigma”.

Por otra parte, si tenemos en cuenta que “la ciencia y la tecnología están presentes en todos los ámbitos de la vida diaria de las personas”, lo ideal sería que los profesionales de estos campos “tengan un lugar en las decisiones de un país, como lo tienen abogados, médicos y economistas, por ejemplo”.

En América Latina se pueden dar más pasos, como la creación de un ministerio de ciencia y tecnología en cada país, o “incrementar los lazos y el trabajo en conjunto entre los países de la región”. “Trabajar aislados significa un desaprovechamiento de oportunidades, pero trabajar en conjunto significa potenciarnos en nuestras fortalezas, en las de cada país, y por ende fortalecer la región”.

Barcelona Innova

No hay comentarios

Dejar una respuesta