La investigadora María Vallet Regí ha sido galardonada con el “Premio Julio Peláez a Pioneras de las Ciencias Físicas, Químicas y Matemáticas” en su segunda edición. La Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno concede este premio anual, dotado con doce mil euros, para distinguir a mujeres pioneras por su destacada contribución a la ciencia y a la investigación en el ámbito de la Física, Química o las Matemáticas.

La premiada en esta segunda edición, Catedrática de Química Inorgánica, es pionera e internacionalmente reconocida en el campo de los materiales cerámicos mesoporosos. Líder del grupo de Biomateriales Inteligentes (GIBI), Investigadora Principal CIBER-BBN y del Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre (i+12), líder de la Red Española y Europea de prevención y tratamiento de fracturas osteoporóticas (AGEING). Titular del ERC Advanced Grant: Polyvalent mesoporous nanosystem for bone diseases.

María Vallet, que cuenta con numerosos premios y distinciones, trabaja en materiales mesoporosos aplicados a la medicina para la regeneración de huesos y liberación controlada de fármacos. Una idea en la que fue pionera. Sus artículos están entre los más citados por la comunidad científica que trabaja en su campo. Es además, una de las tres mujeres miembro de la Real Academia de Ingeniería y recientemente ha sido investida miembro del American Institute for Medical and Biological Engineering (AIMBE), en la National Academy of Sciences. Un privilegio que sólo recae en el 2% de los investigadores con actividad más destacada en sus respectivas áreas de conocimiento.

Hace unas semanas, María Vallet concedió una entrevista a Innovaspain en la que hablaba de su carrera científica y explicaba su trabajo en el campo de los materiales mesoporosos, pequeñas partículas cuyos poros tienen un diámetro que oscila entre 2 y 50 nanómetros (un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro) en el interior de las cuales se pueden empaquetar fármacos que luego se liberan de forma controlada.

Me siento afortunada porque disfruto con lo que hago. No miro el reloj. Para mí un trabajo es hacer algo que no te gusta y a mí sí me gusta lo que hago. Si estás motivada porque piensas que lo que investigas tendrá grandes beneficios para la sociedad, el esfuerzo no se nota”, aseguraba la investigadora. Y destacaba la importancia de la ciencia como motor de la economía: “Para un país es muy importante la investigación y el desarrollo. Un país que no investiga nunca será independiente económicamente”.

La entrega de la II edición de este nuevo Premio que acaba de recibir tendrá lugar el próximo 27 de julio en un acto público organizado por la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno en el Palacio de la Magdalena de Santander, dentro del marco de la Programación de Cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Con este Premio, la Fundación rinde también un homenaje a la figura de Julio Peláez Avendaño, físico de profesión, y esposo de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, a quien transmitió su interés por la ciencia y la investigación. Ese interés se ha traducido en la labor que realiza la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno para apoyar la investigación científica, especialmente en las áreas del Medio Ambiente y de la Neurociencia.

La entrevista completa a María Vallet en Innovaspain puede leerse aquí

No hay comentarios

Dejar una respuesta