Fuente: digitalfarming.bayern.com
Fuente: digitalfarming.bayern.com

«Para recibir, hay que dar»

El auge de la economía colaborativa, la irrupción digital, la madurez de la tecnología, el cambio en las personas está provocando que la colaboración entre consumidores (C2C) y entre empresas y consumidores (B2C) sea cada vez más natural y aceptado el querer colaborar todos con todos, con el objetivo de «el bien común».

Esta colaboración está dando como fruto el ser capaces de conseguir algoritmos entrenados en tiempo record, gracias a la comunidad de usuarios que hay detrás. Son los primeros que no dejan de entrenarlo subiendo información, catalogando la calidad de la información que les ofrece éste, proponiendo mejoras…

La inteligencia artificial está en un momento que podemos calificar en muchos sectores aún en fase emergente, queda mucho por hacer; queda mucho por aprender; pero también debemos de empezar a plantearnos como el uso intensivo de estas tecnologías mejorarán nuestro trabajo, como se verán afectados nuestros procesos (fabricación, venta, cobro, pagos, logística (…)

El objetivo del artículo que traemos hoy es poner de relieve cómo la colaboración ─ participación, de los grupos de interés puede conseguir una retroalimentación positiva para todos los implicados. Es importante que los reflejemos, no solo estás ayudando a la comunidad, y la comunidad a ti, mientras más datos aportemos y de más calidad sean éstos, mejor nos ira a todos los usuarios, es un ganar-ganar típico de negociación, pero llevado al machine learning.

Weedscout es una aplicación que saldrá al mercado en mayo, está auspiciada por Bayer y servirá para que los agricultores puedan identificar malas hierbas, tarea que no es fácil, sobre todo cuando está en estados muy iniciales de desarrollo (plántula).

Aun recordamos nuestros primeros años llevando siempre en el coche el atlas de malas hierbas, para salir de dudas cuando no teníamos claro ante qué tipo de mala hierba nos estábamos enfrentando.

La aplicación, como otras muchas que hay en el mercado son gratuitas pero, ya hemos hablado otras veces del dato patrocinado, tiene un peaje. Una vez identificada la mala hierba, nos ofrece un producto fitosanitario a utilizar y la dosis adecuada de éste por hectárea.

La pega si queremos buscársela es que Weedscout solo nos ofrecerá recomendaciones de productos comerciales de Bayer. Como hablábamos antes del dato patrocinado, es una manera indirecta de venta, no excesivamente invasiva, pero que al final subliminalmente nos deja un mensaje comercial.

Los autores apostamos por la colaboración, y el modelo freemium. Pero no debemos de olvidar que detrás de esta ola colaborativa hay marcas, que al final, no nos engañemos, tienen unos objetivos comerciales.

A día de hoy esta aplicación aún en versión beta solo nos ofrece recomendaciones de productos y dosis, pero quien no nos dice que cuando esté más madura, haya conseguido una masa crítica de usuarios aceptable, una vez identificada la mala hierba y visualizada la información sobre producto a utilizar y dosis no nos ofrezca realizar el acto de compra a través de un marketplace de la propia marca.

Queda mucho por avanzar; queda mucho por construir; queda mucho por aportar. Lo importante, no quedarnos atrás, no dejar de avanzar; no dejar de tener ganas de aprender y no dejar de visualizar como impactan todos los cambios en la cuenta de resultados de la empresa.

«El aburrimiento es una mala hierba,

pero también una especie que hace digerir muchas cosas»

Johann W Goethe

Link de interes

La revolución de la tecnología cognitiva en las pymes

(*) Javier Pérez Caro es Consultor de Management, Profesor, Speaker, Mentor de  en  ( y ), , Blogger…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here