Francisco Ayala, catedrático de Biología en la Universidad de California

“Cuanto más se sabe en ciencia, hay más cosas que uno es consciente que desconoce”

Francisco J. Ayala, en la sesión de fotos previa a la entrevista. / Fundación Lilly
Francisco J. Ayala, en la sesión de fotos previa a la entrevista. / Fundación Lilly

Afronta el reto diario de ser un experto en biología evolutiva en un país, Estados Unidos, donde es un asunto realmente controvertido. El motivo, según señala Francisco Ayala, es que “hay mucha ignorancia”. “El creacionismo viene de gente sin demasiada educación, personas cristianas que creen que tienen que aceptar la Biblia literalmente, y por eso rechazan la evolución –continúa-. No saben que, a lo largo de la historia de la Iglesia, los teólogos se han dado cuenta de que no se trata de un libro científico y de que, por lo tanto, no se puede interpretar como si lo fuera”.

Este biólogo madrileño, exfraile dominico, está especializado en genética y evolución, y es uno de los científicos más relevantes de la actualidad. Con 82 años, investiga e imparte clases en la Universidad de California en Irvine (EE.UU.), donde posee el único título de University Professor otorgado por la institución.

Su cometido, como el de todo investigador, es inabarcable porque “la ciencia posee una característica: cuanto más se sabe, hay más cosas que uno es consciente que desconoce”. “Es como una isla: el conocimiento es lo que está en la isla y el océano inmenso es todo lo que no sabemos; el contacto entre la ciencia y lo que no sabemos se encuentra en las orillas de la isla”, ha dicho Ayala en la entrevista realizada por Verónica Fuentes  para la Agencia Sinc. “A medida que la ciencia avanza, la isla se hace más grande y las áreas de contacto son mayores todavía, hay más preguntas que hacer”.

Él asegura que en el campo de la genética “se han hecho avances increíbles en los dos o tres últimos años”. “Ahora podemos identificar un gen defectuoso y corregirlo –señala-. Aunque en seres humanos no se puede hacer todavía por razones legales, las técnicas CRISPR/Cas9 se están usando en animales”.

Limitaciones en España
Francisco Ayala considera que la ciencia en España estaba “en una condición miserable” cuando él dejó el país, a principios de los sesenta. “Poco después de la muerte de Franco y, sobre todo, cuando gobernó por primera vez el partido socialista, se empezó a invertir más en ciencia –continúa-. Esto llevó a una expansión enorme”. Sin embargo, el Gobierno de Felipe González se quedó a medio camino y no cumplió su promesa de invertir en este campo el 2 por ciento del PIB. Las administraciones posteriores tampoco parece que hayan puesto remedio. “De los países avanzados somos casi el más bajo de todos. España tiene, además, otras limitaciones legislativas y estructurales que interfieren con su crecimiento. Esto supone un desangre. Muchos científicos españoles jóvenes, de los mejores, se van al extranjero y se quedan allí”.

También destaca las facilidades que, al menos en su caso, ofrece la vida académica en EE.UU. “Nunca he hecho oposiciones, ni he solicitado la admisión. Siempre me han ofrecido puestos. Eso no pasa en España. Aquí nunca me ofrecieron nada concreto”, añade. “Si se hubiera concretado algo, lo hubiera considerado”, responde cuando se le pregunta si alguna vez se planteó volver a España. “Aunque no sé si hubiera vuelto porque el ambiente científico es mucho más favorable allí”.

Barcelona Innova

No hay comentarios

Dejar una respuesta