Cristina Magdalena, directora del Business Innovation Group de Fujitsu en España

Cristina Magdalena, directora del Business Innovation Group de Fujitsu en España

Licenciada en Económicas por la Universidad de Zaragoza y MBA por ESADE, Cristina Magdalena se unió a Fujitsu en 2009 como directora del Grupo de Business Services, donde ha liderado proyectos de marcado carácter estratégico e innovador para organizaciones líderes. Previamente, desarrolló su carrera profesional en el Sector de la Consultoría Estratégica en Accenture. Hace un año fue nombrada directora de una nueva Unidad de Negocio de Fujitsu en España, Business Innovation Group, creada para conectar la capacidad innovadora de la multinacional con las necesidades de transformación, crecimiento y eficiencia de las empresas, entidades financieras y administraciones públicas.

1. A lo largo de su trayectoria profesional, ¿qué decisión ha tomado que haya tenido como consecuencia un mayor grado de innovación?

La innovación ha estado presente desde el principio de mi trayectoria profesional. Los primeros años de mi carrera profesional los anduve en el área de la Consultoría Estratégica. En esta etapa, mi foco estaba en la elaboración planes estratégicos, modelos de expansión, procesos de M&A, etc.. En todos ellos el factor de la innovación es clave, ya que en el fondo se trata de ver el negocio a través de una nueva óptica, identificando nuevos nichos de negocio que antes quizás eran imperceptibles para la organización, definiendo nuevos modelos estratégicos que permitan mejorar la cuenta de resultados de las compañías, etc.

Por otro lado, si me fijo en mi actual etapa profesional, como directora del Área de Innovación de Fujitsu, la innovación está incluso en el nombre de mi área. En este sentido, me parecen muy interesantes los procesos de acompañamiento a las empresas en pensar qué pueden o deben ser en un futuro no muy lejano, en lo que yo llamo la era de la hiperconectividad. En este sentido, hemos ayudado a bancos a pensar si en el futuro deben seguir siendo un banco, a empresas de sectores maduros reflexionar sobre qué nuevos servicios disruptivos pueden ofrecer a la sociedad, etc. E igualmente interesante es fomentar la co-creación y open innovation entre empresas del mismo sector y de distintos sectores, entre grandes compañías y pequeñas startups, etc.

En el fondo, cualquiera de las iniciativas en las que participamos y que generan nuevos paradigmas de negocio o de interacción con las personas son altamente innovadoras y referentes para esta nueva era en la que estamos sumidos.

2. ¿Cuáles son las claves para culminar con éxito un proceso innovador?


Sin duda, no sólo para culminar sino también para iniciar con éxito un proceso innovador, es clave tener en cuenta tres aspectos fundamentales.

Por un lado, que la innovación debe tener un para qué, es decir, debemos identificar claramente el beneficio que la sociedad, la persona o la organización puede obtener de esta innovación

El segundo aspecto, desde mi punto de vista, es que la innovación no es cosa de uno. Con esto quiero decir, que para que un proceso innovador tenga éxito debemos acabar con miedos anteriores, debemos ver partners donde antes veíamos competidores, debemos ver aliados donde antes incluso no veíamos nada interesante y debemos tomar en cuenta tanto a grandes compañías como a pequeños gurús que desarrollan tecnologías de nicho en un garaje. Es decir, el éxito en la innovación es fruto del trabajo conjunto de muchos.

Por último, el éxito en un proceso de innovación pasa por asegurar el cambio cultural. La innovación actual está basada en las personas y debemos contar con ellas y debemos actuar para ellas. No podemos hacer innovaciones de laboratorio, sino que debemos definir los conceptos con las personas y probar rápidamente con ellas si el concepto es aceptado por la sociedad.

3. Tres consejos para quienes estén dispuestos  a abordar cambios, acciones o procesos innovadores en su empresa o entorno.

Primero, para innovar todos debemos estar involucrados. Si se trata de una empresa, los máximos ejecutivos deben apoyar el cambio y toda la organización debe remar en el mismo sentido; y si se trata de un entorno no empresarial, debo involucrar a las personas que me acompañan

Segundo, no tengas miedo y se tolerante al fallo. Toda idea es una buena idea. Es mejor contarla y estudiarla que dejarla en el olvido, además la tecnología siempre estará allí para ayudarnos. No temamos a la innovación sino liderémosla.

Tercero, seamos rápidos probando los conceptos, no esperemos a tener todo 100% terminado. Es mejor probar si el concepto funciona y si no es así cambiar, que esperar a tener un proyecto perfectamente planificado porque en ese momento a lo mejor llegamos tarde o lo que es peor, a lo mejor no funciona y se ha realizado una gran inversión que no sirve para nada.


4. ¿Cuál es, a su juicio, la mayor innovación que ha tenido lugar en los últimos 50 años en todos los ámbitos?

Podría hablar de internet, los microprocesadores o el móvil, pero, sin duda, creo que la mayor innovación es el nuevo paradigma de economía colaborativa en el que nos hayamos.

Este nuevo paradigma no sólo nos brinda nuevas oportunidades a cada uno de nosotros, sino que también está retando a las grandes corporaciones a redefinir sus modelos de negocio en un nuevo mundo, donde los intermediarios cada vez pierden valor y en el que el B2C y el P2P son la clave.

Barcelona Innova

No hay comentarios

Dejar una respuesta